The Freeizm Album The Freeizm Album

Álbumes

Skream SkreamThe Freeizm Album

7.3 / 10

SKREAM SELF-RELEASED

“The Freeizm Album” es el regalo de Navidad de Skream a todos sus fans, los que han estado con él desde el primer día. Es importante matizar el tema de la fidelidad, porque 2010 no ha sido un año precisamente fácil para Oliver Jones. Ha sido tremendamente exitoso, por supuesto, con la salida del disco de Magnetic Man, el comienzo de la gira y la creciente proyección del trío que comparte con sus “hermanos” Artwork y Benga como el gran fenómeno de masas de la música de baile actual. Le esperan los estadios, los contratos de publicidad, la vida dura de dar la vuelta al mundo actuando casi cada noche. Pero Magnetic Man, y en parte también la edición de su segundo álbum real, “Outside The Box”, han significado también un enorme desgaste para su imagen pública. Sinceramente, creo que Skream no merecía ciertos comentarios con mala intención ni el backlash que ha generado entre algunas comunidades del dubstep. Se le ha acusado de vendido, de comercial, de rechazar sus raíces, pero todo lo que le ha sucedido a Skream en 2010 no forma parte de ningún plan maquiavélico, sino de una evolución natural que le ha llevado a encontrar fórmulas próximas al pop, al rave y a otros estilos más fáciles de difundir entre el público generalista. Y sin conflictos: si hay momentos especialmente aburridos o predecibles en “Outside The Box”, por ejemplo, son aquellos en los que el dubstep es más puro y continuista. Nadie merece una crítica feroz por intentar hacer algo nuevo.

En esta situación, Skream difundió “The Freezim Album” el día de Navidad a través de su Twitter: descarga gratis (y legal) con trece temas acompañados de su diseño de portada, en los que reconocemos al antiguo Skream antes que al nuevo. Es una forma de decir “sigo siendo el mismo que era” soltando bangers de dubstep rocoso como si fueran cañonazos y maniobras rítmicas propias del drum’n’bass de mediados de los noventa; aquí aparece el Skream más estrechamente relacionado con la vía ortodoxa del continuum rave. Es la demostración con hechos de la defensa con la que el de Croydon combatía algunas acusaciones de populismo: podía estar detrás de “I Need Air” y el dueto con La Roux, “Finally”, pero también de un montón de dubplates y zumbidos wobblestep que manejaban los DJs más duros en las raves grime, las más oscuras, fieras y puristas. Ese material está reunido aquí en su gran mayoría. “The Freezim Album” es la colección de downloads, inéditos y regalos que Skream ha ido ofreciendo (o guardando para esta ocasión) a lo largo de los últimos meses, y es su otra vía de trabajo, la que comenzó hace años con los cinco vinilos de la serie “Skreamizm” en Tempa. La coincidencia gramatical de los títulos es una pista, conecta los hilos. Pero lo hace aún más el contenido, vertebrado a partir de dos sonidos específicos: el que tiene que ver con el drum’n’bass –“Intro”, “Back From The Zoo”, que suena a Photek; “Lightning VIP”, que se parece al viejo Dillinja; el reflejo ralentizado del jungle con saxo de Alex Reece en “Cold Outside”, la recuperación de la euforia del sello Moving Shadow en “Emotional Shizzle”–, y luego el que tiene que ver con el dubstep de guerra.

Es muy indicativa la inclusión de “Left The Room”, un joint con el rapper P Money. Skream sigue atentamente la evolución del grime y quiere formar parte de la fiesta. El material dubstep el que tiene más peso aquí dentro, de todos modos. No hay ningún recambio de “Midnight Request Line” o “Deep Contentration” –ya parecen temas de la prehistoria–, pero Skream sigue teniendo la habilidad para crear tensión, para hacer que las líneas de bajo palpiten como un corazón aterrorizado y los breaks corten como espadas –“Krazy Snares” no te hace mover el cuello de arriba a abajo, sino hacia los lados, en previsión de que haya que esquivar alguna estrella ninja–. “No Ready”, que es el típico dubstep obsesivo de nuestro protagonista, aparece justo al principio para marcar el paso y dirigir un estado de ánimo oscuro que culmina con las dos heridas incurables de “CTO” y “Skwelcha”, dos tomas de wobblestep tan excesivo que uno se pregunta si Skream ha forzado los límites a propósito para demostrar que sigue siendo el niño prodigio que un día fue. La conclusión de escuchar “The Freeizm Album”, en cambio, es otra: el nuevo Skream que juguetea con melodías, que invita a las chicas a cantar, que dinamiza el drum’n’bass y luego hurga en el trance y en la IDM, es más moderno y está mejor preparado para los próximos años que este viejo Skream que, en efecto, suena a otra época (reciente, pero superada). “The Freeizm Album” es una notable reunión de tracks de muy alto nivel que alcanza otro objetivo: hacer aún mejor, ni que sea a un nivel conceptual, “Outside The Box” y el estreno de Magnetic Man. Si lo que Skream quería era lavar su nombre, se puede dar por satisfecho. Y si quería golpearnos el estómago y la cabeza con violencia sólo por diversión, también.

Claude T. Hill

Skream - Commercial Sellout{youtube width="100%" height="25"}Eb6yjRydcFg{/youtube}

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar