The Floodlight Collective The Floodlight Collective

Álbumes

Lotus Plaza Lotus PlazaThe Floodlight Collective

6 / 10

Lotus Plaza  The Floodlight Collective KRANKY

Nuevo tentáculo del monstruo-hidra que es Deerhunter, Lotus Plaza sirve a Lockett Pundt para canalizar sus ansiedades, las mismas al fin y al cabo que las de Bradford Cox. Es imposible no relacionar este disco con la banda madre de Atlanta o con el debut de Atlas Sound. Filtra el shoegazing de la misma forma, plasmando acuarelas sónicas con parsimonia vocal y muros de sonido pastel. Pero allí donde “Microcastle” se revelaba como una sesión de sexo encomiable (polvo perfecto con sus prolegómenos, sus carantoñas, su orgasmo y su cigarrito de después), “The Floodlight Collective” es un desnatado gatillazo que puede precipitar en picado una caída de tu libido más pop. Falta algo salvaje en los riesgos asumidos y el sonido, con deudas claramente ochentas, acaba pecando de cierta complacencia. Se echan de menos puntos de anclaje más sólidos y una valentía que despida más hacia fuera el potencial centrífugo de su lo-fi. Así, todo parece lastrado por la pereza de la producción y por la timidez del enfoque. El sonido se quiere tocar con Phil Spector pero le da palo; rinde homenaje a la Velvet y el oyente ni se entera; ni siquiera acaba de jugársela cuando las guitarras recuerdan a Guided by Voices ( “What Grows?”). En “Quicksand”, que es de lo mejorcito, se intuye a The Shirelles fagocitadas por los Swirlies, pero todo se pasa de rosca y ‘These Years” acaba dándose de bruces contra el suelo, desvanecida, mientras el desarrollo implosivo de “Antoine” se antoja un poco muermo. Sin embargo, es un refugio y... No sé, nunca se sabe: ¡miren a dónde han llegado los Grizzly Bear del translúcido “ Horn of Plenty”!

Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar