The First Days Of Spring The First Days Of Spring

Álbumes

Noah And The Whale Noah And The WhaleThe First Days Of Spring

8.3 / 10

Noah And The Whale  The First Days Of Spring MERCURY

La música, para muchos, supone la mayor válvula de escape para el mal de amores. Este es el caso de Charlie Fink, líder de la banda londinense –a caballo entre el folk melancólico y el pop colorista– Noah And The Whale después de que diera carpetazo a su relación con la cantautora Laura Marling (quien participaba como corista de postín en el sorprendente debut que estos jóvenes nos presentaron hace apenas un año, “Peaceful, The World Lays Me Down”). Cual catarsis emocional, el bueno de Flink descarga en este “The First Days Of Spring” toda su universal visceralidad en beneficio de unas composiciones que, aunque a priori puedan surgir de episodios melancólicos y recuerdos maltrechos, finalmente aúnan, por la esperanza y el mirar con la cabeza bien alta, el prometedor futuro que nos acechará.

Este álbum puede parecer un todo en su conjunto, pero no hay que olvidar que se trata de la banda sonora del filme del mismo nombre que su voz cantante ha dirigido sin tener prácticamente nociones de lenguaje cinematográfico (o al menos, eso mismo es lo que ha comentado con anterioridad). Pero alejándose de los estereotipos que imperan en la mayoría de bandas sonoras, “The First Days Of Spring” supone un tour de force de sentimientos encontrados y una obra infinitamente más madura y trascendente que su debut, se mire por donde se mire. De aquel “5 Years Time” poco queda en este momento, pero ni falta que hace. Más que un retrato de la gestación primaveral, inevitablemente, el álbum se nos antojaba como un manual de autoayuda otoñal que pretendía sobrellevar la reciente pasión estival. Desde su homónimo punto de partida, con unas dilatadas percusiones que acaban fundiéndose con unos sosegados acordes de cuerda, el trovador Flink lleva las riendas de una montaña rusa en ocasiones no correspondida donde la universalidad de sus llantos tiene la capacidad de hacernos revisar nuestra agenda de teléfonos para eliminar sin contemplaciones todos aquellos contactos que, con sólo imaginarlos, nos despiertan un déjà vu autodestructivo de encontronazos pasionales. “Me alzaré otra vez y seré más grande y fuerte que nunca”, exclama. Se puede decir más alto, pero no más claro.

Aunque las comparaciones siempre resultan odiosas y escribas como un servidor se empeñen en buscar parecidos razonables (en este caso, un collage sonoro entre la épica de Arcade Fire, Lloyd Cole y Bonnie “Prince” Billy; perdonen, es la costumbre), para degustar temas como la delicada “Our Window”, emocionarse con los coros y el desasosiego que transpira “I Have Nothing”, caer en la redención de “Love Of An Orchestra” (uno de los pocos temas que no hubieran desentonado en su debut) y acabar arrepintiéndonos de la persona que invade nuestro dormitorio en “Stranger”, únicamente se requiere adentrarse en este péndulo de sentimientos a flor de piel con una buena dosis de autoestima.

“Blue skies” se postula como una de las piezas angulares de la esperanza musicada, pero la gran baza de Noah And The Whale recae en su sinceridad. Sin entrar en metáforas cursis y estereotipos de resentimiento, “The First Days Of Spring” funciona a la perfección como un diario de pensamientos encontrados y una oda al amor que inundará nuestras venas y nos volverá a hacer tropezar, porque somos así de gilipollas, en la misma piedra cuando menos lo esperemos. De todos modos, todo sea dicho, tendremos que estarle eternamente agradecidos a la gran protagonista de estas líneas, Laura Marling, ya que sin su implícita presencia no hubiéramos podido degustar uno de los giros más brillantes que la música inglesa nos ha brindado en los últimos años.

Sergio del Amo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar