The Dreamer / The Believer The Dreamer / The Believer

Álbumes

Common CommonThe Dreamer / The Believer

7.8 / 10

THINK COMMON / WARNER

A juicio de sus últimos diez años de trayectoria, se puede llegar a pensar que Common es un artista en constante proceso de búsqueda y autocorrección. Si “Be” llegó para borrar de la memoria el extremadamente fallido “Electric Circus”, ahora nos presenta un “The Dreamer / The Believer” que tiene como objetivo número uno enmendarle la plana a “Universal Mind Control”, su segundo peor álbum. Estos actos de reflotación artística tienen dos valores positivos que conviene tener en cuenta: el primero, que el rapper de Chicago no tiene miedo a la aventura y el cambio de registro, por mucho que sus empeños acaben convertidos casi siempre en proyectos mal recibidos; y segundo, que también sabe escuchar a sus seguidores y tomar nota de sus propios errores. A diferencia de Nas, que muchas veces ha confundido personalidad con cabezonería, y eso le ha llevado a encadenar varios álbumes desastrosos sin atender a los consejos que le llovían de artistas, fans y críticos, el autor de “Like Water For Chocolate” sí tiene la suficiente humildad como para reconocer, en boca de este tipo de lanzamientos redentores, sus meteduras de pata. Así que por segunda vez podemos exclamar aquello de ‘Common ha vuelto’.

Y ha vuelto con más voluntad conciliadora que nunca. Diecisiete años después de “Resurrection”, su grabación todavía hoy no superada, el MC ha decidido volver a grabar un álbum con la única ayuda del productor No I.D. En esta década y media, ambos han seguido colaborando, pero sus caminos se han mantenido alejados el tiempo suficiente como para que este reencuentro haya despertado plena expectación. El resultado de esta vieja amistad artística actualizada es explosivo, compacto y sorprendentemente fiero. Esta línea se manifiesta, por ejemplo, en la crudeza lírica de “Sweet”, un señor dardo no declarado contra Drake que arremete contra los rappers-cantantes que han edulcorado el género estos últimos años, al tiempo que se persona como uno de los salvoconductos de fiereza y autenticidad del momento. Tiene mala leche y algunas frases memorables ( “No I. said give ‘em that 80?s cocaine / Somethin’ raw, something pure so I stayed in that vain” o “When I drop a single, it’s really like a pair / of Air Jordans, important to the culture”), además de un beat apisonadora, pero también mucha ingenuidad y contradicciones: como bien señalaba vía Twitter Noah “40” Shebib, productor de Drake, hace unos cuantos años era Common, precisamente, quien tenía que defenderse de las acusaciones de blandengue y suave, y no le falta razón.

Pero más allá de que esta rabia sea más o menos coherente o pueda parecer algo exagerada o impostada, lo que se impone es la sensación de que Common quería volver a sentirse cómodo en un contexto sonoro acorde a sus inicios. En ese sentido el trabajo de No I.D. es notable, un mejunje sin grietas a base de boom bap soulful, fresco y accesible, como si hubiera querido viajar a los años de “Resurrection” con los recursos, trucos y ganchos melódicos de 2011. En esa dinámica el rapper se siente versátil y bien respaldado, lo que le permite mezclar temas y tonos antagónicos –canciones de club, frívolas, con arengas socio-políticas o incluso homenajes a Gil Scott-Heron– sin excesivas preocupaciones conceptuales. La joya de la corona, con diferencia, es esa “The Dreamer” en la que utiliza el relato de una noche en la ceremonia de los Grammy para decir cosas bellas y memorables sobre su propia trayectoria. “Celebrate”, “Blue Sky” y “Ghetto Dreams”, tres hits inapelables, completan un gran cuarteto de singles para darle aires de magnificencia a un disco que, todo hay que decirlo, también presenta suficientes momentos prescindibles sin tanto brillo ni inspiración compartida –pienso en “Windows” o el jugueteo reggae de “Raw (How You Like It)”– como para quitarnos la idea de que podríamos estar ante un nuevo clásico. No es “Undun”, pero la misión principal de “The Dreamer / The Believer” está más que cumplida.

David Broc

Common - Celebration

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar