The Deserters The Deserters

Álbumes

Rachel Zeffira Rachel ZeffiraThe Deserters

7.6 / 10

Hay veces que en el mundo de la música todas las piezas del puzzle encajan y así como Cat’s Eyes, el dúo formado por Faris Badwan de The Horrors y la soprano y multiinstrumentista Rachel Zeffira, hicieron su presentación en sociedad en la Basílica de San Pedro en el Vaticano, es igualmente lógico que la canadiense dé con un disco de debut, “The Deserters”, tan clásico como el que tenemos entre manos. La cosa empezó por casualidad, como su anterior proyecto, pues en el verano de 2011 se decidió a hacer una versión de My Bloody Valentine, un grupo que hasta hace tres o cuatro años no conocía y llegó a ellos a través de su escuálido partenaire musical y los chicos de TOY. Poco a poco, fue haciendo una canción detrás de otra, y cuando ya llevaba unas seis se dio cuenta de que estaba creando un álbum en solitario. Es decir, no había ningún tipo de intencionalidad detrás de él, nada de buscar su propia voz, sino más bien el destino fue quien le llevó hasta él. Lo que sí es cierto es que en él se nota, como por otro lado es lógico, su formación clásica, muchísimo más de lo que se palpaba en “Cat’s Eyes”. Y ahí se encuentra su principal virtud, pero también su pequeña lacra.

“The Deserters” es un disco estupendo de pop barroco, con sus buenas dosis de orquestación, pero nunca sin llegar a ser demasiado recargado. Las cuerdas apuntalan la belleza clasicista de canciones como “Letters From Tokyo (Sayonara)”, el elegante piano resalta la solemnidad de los temas, especialmente en esos ríos que dibuja en la pieza titular o en los aires de balada majestuoso de “Sylvia”. Y el órgano de “Goodbye Divine” la hace prácticamente religiosa. Es un álbum, en definitiva, que encaja muy bien en estas fechas. Es invernal, que no gélido, se notan caer los copos de nieve, pero no te encuentras en medio de una tormenta, sino más bien al calor de una hoguera en una pequeña cabaña perdida Dios sabe dónde. Cortes como “Front Door” tienen una maravillosa cualidad cinematográfica, como si estuviésemos ante una bellísima canción de Disney. Pero también hay momentos para la sorpresa, como “Here On In”, que grabó con los británicos TOY, y en la que se nota muchísimo su mano gracias a esos ritmos motorik que tanto gustan a ellos y a sus padrinos The Horrors. Aunque cabe aplaudir la valentía de la soprano a la hora de desmarcarse del terreno que mejor domina, lo cierto es que no acaba de encajar del todo con el conjunto. No se puede decir lo mismo de la interesante “Break The Spell”, que hace del ritmo, de nuevo, su principal atributo, pero esta vez en la forma de un himno disco en miniatura, como si en lugar de invocar el espíritu de Trish Keenan, quiera hacerlo con Donna Summer. Huelga decir que la voz de Zeffira rinde a la altura de las expectativas y se muestra especialmente expresiva en piezas como “Silver City Days”.

Estas diez canciones son puro material para banda sonora, en las que resuenan ecos de artistas contemporáneos de ese calado como Michael Nyman y Angelo Badalamenti, como de compositores minimalistas a lo Gavin Bryars. Por eso es digno de elogio que se atreva con piezas tan icónicas como el “To Here Knows When” de My Bloody Valentine, como comentábamos más arriba, en una nueva versión cristalina, tremendamente delicada y embriagadora. “The Deserters”, pues, es un gran trabajo, pero en el que se echa en falta algo más de variedad (o, por lo menos, que ésta otorgue mejores resultados), ese espíritu libre que sí estaba de Cat’s Eyes. Pero teniendo en cuenta que estamos hablando de una chica que apenas lleva unos pocos años dentro del mundo pop, se trata de un debut más que loable.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar