The Darkest Light The Darkest Light

Álbumes

Lafayette Afro Rock Band Lafayette Afro Rock BandThe Darkest Light

9 / 10

Lafayette Afro Rock Band  The Darkest Light STRUT / POPSTOCK!

Siempre es un buen momento para descubrir a esta formación, y más ahora que lo africano –muchas veces con más de peyorativo que de real, pero ese ahora no es el tema- está de moda. Hay dos motivos principales para que tarden poco en engancharte; por un lado algunas de sus canciones, empezando por la que titula esta recopilación, han sido sampleadas en el mundo del hip hop “Show’em Watcha Got” del segundo disco de Public Enemy, en este caso- y por otro es indudable la calidad de su meeting pot musical, con raíces en la motherland, pero sobre todo una fórmula magnética de jazz funk –al que dan ganas de poner el prefijo prog- con la que sabían crear magia.

El bajista Lafayette Hudson y su compañeros empezaron su carrera en Long Island, en 1970, tocando algo no muy distinto que otras bandas funk de la época. Se llamaban Bobby Boy Congress y con ánimos de encontrar menos competencia, decidieron mudarse a Paris. Allí terminan en un barrio de emigrantes africanos donde se van empapando de su música; pierden a su vocalista, se cambian su nombre a Ice y publican un primer álbum. Después, ya con el productor Pierre Jaubert, se cambian a Lafayette Afro Rock Band y editan dos álbumes magníficos que pasan sin pena ni gloria. Aguantan –regresando a la denominación Ice, ganando algo como músicos de sesión, usando otros nombres como Crispy & Company- hasta que en 1978 regresan a EE UU y se separan. Afortunadamente, los pocos discos que vendieron cayeron en buenas manos y fue el hip hop el que dio una segunda oportunidad a su música.

Esta recopilación, con otra portada y dos canciones menos, ya fue editada hace una década por esta misma discográfica. Afortunadamente, la nota que James Maycock escribió para el libreto –también extendido, con más fotos- se mantiene, dándote los elementos suficientes para contextualizar la aparición de esta banda, en un momento en que el Soul Makossa de Manu Dibango arrasaba –así se tituló precisamente el primer álbum de la Lafayette- y diferenciarla de propuestas quizás estéticamente similares para el profano como el afro-rock Osibisa, el jazz etíope de Mulatu Astaqé o el afro-beat nigeriano.

Lo que vas a escuchar en este disco es material de primera. Instrumentales hipnóticos donde el trabajo con las percusiones supone la mayor conexión africana. Pero no es este elemento el más importante, ni los metales, es como saben moverse entre tiempos festivos y desgarradoras melodías como la que bautiza este CD. Como saben construir las diferentes capas, su peculiar sonido del talk box en una de sus guitarras, el avanzado uso del vocoder, los breaks de batería demoledores, esa mezcla de lo progresivo y lo tribal que acaba embrujándote. La selección es impecable, de esas que instantáneamente te hacen querer localizar los discos originales, por lo que creo que cumplen con su cometido, y el apunte a la prehistoria de Ice, en uno de los cortes añadidos, ayuda a tener una mejor panorámica de lo que fue esta aventura musical. Muy interesante, por lo tanto.

Alberto Rahim

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar