The Beauty of the Steel Skeleton/Drifting Depths The Beauty of the Steel Skeleton/Drifting Depths

Álbumes

Eleh/Pauline Oliveros Eleh/Pauline OliverosThe Beauty of the Steel Skeleton/Drifting Depths

8 / 10

Eleh/Pauline Oliveros  The Beauty of the Steel Skeleton/Drifting Depths IMPORTANT RECORDS

Misteriosos hasta un punto que roza lo patológico (no tocan en directo, no conceden entrevistas, ni siquiera se sabe quién o quiénes se esconden detrás de ese nombre), Eleh aterrizó en el catálogo de Important Records hace un par de años con un disco de título revelador, "Floating frequencies/Intuitive synthesis I". La idea era rendir homenaje a los pioneros del minimalismo más radical, gente como Charlemagne Palestine, LaMonte Young, Eliane Radigue o Pauline Oliveros, que utilizaban máquinas de cinta y sintetizadores allá por los primeros sesenta, cuando esos cacharros eran poco más que una curiosidad de laboratorio, para la creación de largas piezas de música. Piezas donde las variaciones tonales eran pequeñas, se jugaba siempre con una misma familia de armónicos (lo que se denomina just intonation) y la repetición eterna inducía a un estado de "espiritualidad" o "meditación".

Igual que sucede con sus padrinos, en Eleh el interés se centra en dos aspectos: la percepción física de la música (esas frecuencias tan bajas que el oído no es capaz de escuchar, pero que resuenan en la barriga) y el amor ciego por todo lo analógico. Es decir, que la pieza de aportan a este split, "The Beauty of the Steel Skeleton", es una orgía de subgraves, drones entrecortados, colchones que parecen hechos de energía eléctrica en estado puro y pulsos que añaden una profunda, casi imperceptible, sensación de ritmo. Todo esto se percibe mejor (ellos mismos lo advierten en uno de sus lemas: "Volume reveals detail") cuando el equipo permite subir el volumen hasta niveles insanos, dejando que la música ocupe el aire de la habitación y haga temblar los cristales. ¿Y los vecinos? Bueno, ellos también tienen derecho a un poco de cultura.

Y si buena es la pieza de Eleh, mucho mejor es la que ha compuesto Pauline Oliveros. Como ya indica su nombre, "Drifting depths" es un paseo a la deriva por las profundidades del sonido. De un lado, tenemos líneas de graves que van evolucionando, que cambian poco a poco, a veces traspasando el umbral del sonido físico, a veces acariciando el oído con un leve temblor. Por otro lado, se trazan unas cuantas líneas de aire vagamente melódico en el lado más agudo del espectro, líneas que se mueven a distinta velocidad, provocando una sensación de irrealidad. Y es en el contraste entre ambos elementos donde Oliveros encuentra un espacio para la poesía: hacia el final del tema, toda la densidad de la mezcla deviene de repente en ligereza y luminosidad, un final estremecedor para una pequeña joya. La última que nos dejó el 2008 en el campo de los drones.

Vidal Romero

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar