The Abbey Road Sessions The Abbey Road Sessions

Álbumes

Kylie Minogue Kylie MinogueThe Abbey Road Sessions

6.5 / 10

Señoras que para celebrar el vigesimoquinto aniversario de “Locomotion” se marcan un Barbra Streisand. Tarde o temprano tenía que aparecer un disco como “The Abbey Road Sessions”, que nos mostrara la cara más madura de Kylie y, ya de paso, su solvencia vocal –porque ella canta, y más que bien– en esa parcela de mercado domada por competidoras que recurren al autotune y al pregrabado poco disimulado. Podría haber tirado por la épica, del barroquismo golden pussy o el típico baño de masas orquestal que cualquier buena diva que se precie, al menos una vez en la vida, tiene que hacer suyo. Y lo decimos en condicional porque lo que aquí priman en realidad son versiones acústicas con algún que otro buen arreglo de cuerdas cuando la ocasión se presta a ello (ahí está “On A Night Like This”), más cercano a los “Unplugged” de la MTV que a un disco en directo de Bette Midler.

Recurriendo sólo a una pieza inédita, esa balada de piano adulto que responde al título de “Flowers”, la australiana tenía el difícil cometido de hacernos olvidar sus singles originales y revestirlos para la campaña navideña. ¿Lo ha conseguido? Pues la verdad es que en parte. Cuando se pone recatadamente minimalista y no aboga por la ñoñería, es decir, cuando se deja de artificios y deja acompañar su voz por lo justo, Kylie se exhibe como una cantante más que eficaz y tierna. En ese lado de la balanza están por ejemplo “Hand On Your Heart” (que debe entenderse como un cover del cover que Jose Gonzalez le dedicó en 2006), ese “I Believe In You” en consonancia con la reinterpretación que ya paseó durante su “X Tour”, e incluso “Finer Feelings”, que aunque usurpando en parte el “Frozen” de Madonna incluso supera a la original editada en 1991 en “Let’s Get To It”.

También vale como acierto que haya vuelto a llamar a Nick Cave para petrificar aún más su grandioso “Where The Wild Roses Grow”. Pero más allá de estos puntos, el disco se deja llevar por las bandas sonoras más propias de un anuncio de perfumes ( “All The Lovers”), clichés moriscos más vistos que el tebeo ( “Confide In Me”) y versiones en clave jazzy –musical de temas que nunca, bajo ningún concepto, deberían versionarse porque son pluscuamperfectos (sí, escuchar “Slow” y “Can’t Get You Out Of My Head” en este disco duelen en el alma). Asimismo, resulta de lo más curioso comprobar cómo aquellas canciones previas a su renacimiento mediático-mamarracho con “Light Years” son las que mejor han acabado aguantando el tipo en este experimento ( “Locomotion” en clave girl group sesentera a lo Motown sigue siendo caviar del bueno). No obstante, a sabiendas de que esto es un capricho de la propia Minogue, ¿quiénes somos nosotros para cuestionarla? Llegados a este punto de su historia ella puede hacer ya lo que le plazca.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar