The Idler Wheel Is Wiser Than the Driver of the Screw and Whipping Cords Will Serve You More Than Ropes Will Ever Do The Idler Wheel Is Wiser Than the Driver of the Screw and Whipping Cords Will Serve You More Than Ropes Will Ever Do

Álbumes

Fiona Apple Fiona AppleThe Idler Wheel Is Wiser Than the Driver of the Screw and Whipping Cords Will Serve You More Than Ropes Will Ever Do

7.5 / 10

Cuatro discos en dieciséis años no son suficientes para mantenerse en ningún candelero, pero aseguran que cada lanzamiento se convierta en un hito. Sobre todo para una artista como la estadounidense Fiona Apple, con una base de fans en creciente estado de indignación al comprobar cómo solistas femeninas de tres al cuarto adquieren notoriedad extrema mientras ella se queda sin su pedacito de reconocimiento durante su hiato de siete años, los que han pasado desde “Extraordinary Machine”.

Estos fidelísimos seguidores seguirán teniendo munición para alimentar el culto. Salvo sorpresa mayúscula, “The Idler Wheel Is Wiser Than the Driver of the Screw and Whipping Cords Will Serve You More Than Ropes Will Ever Do” (simplificado como “The Idler Wheel” a partir de este momento, con permiso) no corre peligro de convertirse en ningún blockbuster como “Tidal”, su debut de 1996. Al menos, nada parece más lejos de sus pretensiones. Dulce y sosegado en general, con una producción basada en elegantes percusiones orgánicas, pero intrigantemente disonante en sus harmonías y con un marcado aire jazz, el álbum necesita de repetidas escuchas para que los no iniciados consigan adentrarse en sus misterios, quedando muy lejos del easy listening para todos los públicos.

Como es habitual, sus loops de piano marcan el estado anímico de sus canciones, ya sea en la hermosa “Jonathan”, la juguetona “Periphery” o la jazzy y sensual “Left Alone”. Pero es su privilegiada voz la encargada de transmitir dramáticos cambios emocionales sin necesidad de florituras. El adelanto, la pasional “ Every Single Night”, es una buena demostración de su variedad de registros. Otro highlight interpretativo es “ Regret”, donde consigue pasar de un elegante falsete al desgarro emocional con una leve contracción de sus cuerdas vocales. Y en “ Anything We Want”, la melodía más hermosa y pop del disco, su interpretación es un prodigio de sutileza. “The Idler Wheel” es, en fin, un álbum cocinado a fuego lento. Engullirlo y pasar al próximo de la lista de to-dos sin dedicarle el tiempo suficiente para que se desplieguen todos sus aromas sería una falta de respeto a esta artista excéntrica –en el mejor sentido–, de talento inquebrantable y comprometida con su arte. Sólo con su arte.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar