Ten Stones Ten Stones

Álbumes

Wovenhand WovenhandTen Stones

8 / 10

Woven Hand Ten Stones

SOUNDS FAMILYRE / POPSTOCK! David Eugene Edwards es un tipo misterioso, inaccesible y oscuro. En las pocas fotos suyas que he visto parece un sepulturero de western. Es, además, uno de los más notables creadores de atmósferas, del mal rollo, del reciente rock americano. Un tipo cuya carrera (ya sea al frente de 16 Horsepower, su banda matriz, o Woven Hand, el proyecto paralelo que nos ocupa) ha querido enmarcarse dentro de los estrechos márgenes de una etiqueta tan vacía como Americana. Una etiqueta que Edwards trasciende con ese personal cruce de folk con country o rock nervioso. En su nuevo disco con Woven Hand aparca el lirismo desatado, melodramático y hermoso de “Mosaic” para pasarse a un rock más contundente, rock torturado y ceremonial. Abundan en “Ten Stones” (en realidad son once y no diez las piedras que va encontrando el músico de Denver por la dolorosa travesía que narra el disco) las guitarras eléctricas, los trallazos casi punk (como en “The Beautiful Axe”, quizá la canciute;n rock más clara que han grabado nunca Woven Hand, en la tabernera “White Knuckle Grip” –dónde se acerca más que nunca a Nick Cave- o en las tormentas de guitarras de la muy punk “Kicking Bird”); se suceden maldiciones y letanías (el arrebato crooner fronterizo de “Cowhakin Road”, “Kingdom of Ice”, con ese sonido de caballos cabalgando que se adivina como trasfondo; la hermosísima “His Loyal Love”, una de las canciones más bellas que han grabado Woven Hand, una pesadilla romántica de la que uno no quiere despertar). Sin apenas descanso para el viajero, (el más llamativo, que casi justifica el disco entero, la versión de “Quiet Night of Quiet Stars” de Jobim, que Edwards reinterpreta como si la tocara desde el infierno sin -milagro- dejar que pierda nada de la belleza del original) “Ten Stones” habla, mediante su folk de tinieblas, de la rara belleza que esconde todo hecho trágico, terrible. Escucharlo es como adentrarse en un sueño en el que, levantamos la cabeza y el cielo, antes azul, se ha cubierto por completo de enormes y amenazantes nubes negras. Fernando Navarro

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

La paradoja de Fermi

Historias

Si los extraterrestres han encerrado a la humanidad en un zoo, lo han hecho así

Traducido por Teresa Woods.

leer más
Mala dieta

PlayGround Food

Una mala dieta es peor que el tabaco, el alcohol y las drogas... juntos

1 de cada 3 personas en el planeta Tierra sigue una dieta de mala calida. 

leer más
Facebook

Futuro

Si añades esta extensión a tu navegador verás todo lo que Facebook sabe de ti

"La compra de datos sobre las hipotecas de los usuarios, sus automóviles y sus hábitos de compra son la fuente de su mayor financiación"

leer más
bon iver

Cultura

Experimental, atreviso y áspero: así es el nuevo disco de Bon Iver

"El disco se aleja en gran medida de esa especie de naturaleza triste que me definía".

leer más
lieko shiga

Books

10 poemas muy pequeños para sentir la enormidad del Universo

Luz. Belleza. Destrucción.

leer más
Portada

PlayGround Food

Cómo ser Boy Scout a los 30 para comer hasta reventar

"Cariño, me voy a encontrar mi yo interior"

leer más
oi

Noticias

La prueba de que no tiene ningún sentido que Montreal prohíba los pit bulls

"Cualquier perro puede morder, independientemente de su raza."

leer más
Rodrigo Duterte

Actualidad

"Hitler mató a millones de judíos, yo mataré a millones de drogadictos"

El "Donald Trump filipino" la vuelve a liar con sus declaraciones. Esta vez, comparándose con Hitler

leer más

cerrar
cerrar