Teen Dream Teen Dream

Álbumes

Beach House Beach HouseTeen Dream

9.3 / 10

Beach House  Teen Dream SUB POP / BELLA UNION / NUEVOS MEDIOS - COOP SPAIN

A veces se está tan dentro de un disco, tan embelesado con su funcionamiento interno, que cuando llega el momento de escribir sobre él las palabras se quedan cortas. Desde que se destapara el pasado noviembre, “Teen Dream” ha vivido conmigo todo el invierno pero todavía siento un imponente respeto a la hora de decir algo sobre él sin caer en el derroche maximalista. Temo hablar de sus superlativas bondades de una manera que pueda parecer gratuita, porque no es fácil asistir a la proyección de un grupo hacia lo más alto de sus facultades: podría confundir y empañar la mirada. Aún así, después de tres meses de convivencia, lo que sí se puede asegurar sin miedo a equivocarse es que aquí ocurre algo muy importante... e intentar verbalizarlo. Disculpen en el texto que sigue el énfasis subjetivo y los derroches adverbiales, y tomen nota del primer consejo: si no lo han hecho ya, dejen entrar en su vida cuanto antes a esta valiosa gema de pálida apariencia e irrompible corazón.Tercer largo del dúo de Baltimore, “Teen Dream” es toda una consagración para Beach House en el sentido de que plasma sobre el papel una evolución importantísima. Si ya mediaba un salto de gigante entre su debut de 2006 y “Devotion”(2008), ahora la zancada es de campeonato. Todo el spleen que inundaba aquellas crepusculares duermevelas se convierte aquí en “ideal” puro y cristalino, insuflando vida y esperanza a un cancionero que hasta ahora caminaba un poco cabizbajo, lánguido o marchito. Sumergiéndose hasta el fondo en “this sound cloud that we're in”, Victoria Legrand y Alex Scully fijan aquí sus aspiraciones de forma radiante, a partir de todo lo bueno y lo malo aprendido en las giras. Muy seguros de sí mismos, han dado con un trabajo que es exactamente el que querían, el que traslade al directo todas las facultades de la banda (suyo fue el inolvidable y mejor concierto del pasado Primavera Club). Así se les nota en entrevistas recientes, orgullosísimos y encariñados sobremanera con su nuevo proyecto, sabiendo que lo que entregan se defiende solo. “Teen Dream” ha superado bastantes expectativas, aunque parece que las suyas no. “They say we'll go far, but they don't know how far we'll go”, cantan en un momento dado.Para la pareja, conseguir esa impresión no ha sido cosa de cuatro días. Han investigado a fondo lo que significa Beach House y han corregido los errores con los que no quedaron contentos en “Devotion”. Tomándose el tiempo necesario, se tiraron nueve meses de parto indoloro dando forma a unas composiciones que, con muchísimo mimo y cuidado, querían que olvidasen lo cuantitativo para centrarse en el valor. Grabado después durante un mes en Dreamland, una iglesia abandonada en el estado de Nueva York, “Teen Dream” transcurre como un sueño de conmovedora psicodelia a cámara lenta, con pasajes registrados a 33 rpm que a veces parecen detener el tempo ( “Norway”). La expansión del sonido es evidente, se acentúa la percusión y todo presume de un coraje más eléctrico, pero la balsámica y afinada producción de Chris Coady (TV On The Radio, Blonde Redhead) hace despuntar entre el espeso follaje instrumental una cristalinidad reluciente que los aleja del lo-fi. Es un tratamiento, según le gusta explicar a Victoria, que tiene mucho que ver con el sexo, algo tan físico como hacer el amor varias veces seguidas, enlazando sin contrastes las canciones como “pequeñas muertes” que hicieran resucitar a la inmediatamente anterior. Dentro de la lógica aplastante del repertorio, nada falta ni sobra. La huella es la del bienestar y además, frente a esa atmósfera de recogimiento, nunca se tiene la sensación de estar violando ninguna intimidad.Más que flotar, todo repta en “Teen Dream” en un flujo amniótico suave y viscoso. Asimilando enseñanzas de forma consciente, sin limitarse a repetirlas como hacen tantos otros, aquí se digieren con mucha madurez las texturas de Loveless (referenciado ya desde la portada), se localiza el atractivo germen narcótico de Slowdive ( “10 Mile Stereo”) y se recupera de Cocteau Twins el aura de unos temas como catedrales submarinas en los que, a pesar del vasto andamiaje, no se pudiera levantar mucho la voz. De comentario aparte es la interpretación de Victoria: la sobrinísima de Michel Legrand imprime a su cantar de altísimos registros una profundidad casi masculina a la que, majestuosas pero íntimas, se rinden todas las canciones entre armonías que se doblan, arpegios de teclados y coros superpuestos. Todo menos sepulcral pero con el mismo tacto aterciopelado que nos hizo amarles: la bienvenida con “Zebra”, la parsimonia implosiva de “Silver Soul”, “Walk In The Park” y sus epifanías una tras otra, el secreto prohibido de “Lover Of Mine” o una final “Take Care”que, saludando a Pram en la distancia, da por concluida una solemne liturgia en la que todo es bueno, justo y fraternal. Y permanece. Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Colonias NASA

Actualidad

Así tendríamos que estar viviendo desde hace años según la NASA

Colonias utópicas para alejarse de una Tierra llena de problemas

leer más
etiquetas2

Historias

Estas etiquetas revelan las tragedias detrás de la ropa que llevamos

La nueva campaña de Canadian Fair Trade Network saca a la luz las verdaderas historias detrás de las prendas que nos ponemos.

leer más
killadamente

Historias

Pizza o novio: ¿de verdad me lo preguntas?

Adicción a la comida basura, pereza, dramas amorosos y problemas de autoestima.

leer más
feroe

Actualidad

Lo hemos desangrado hasta la muerte: ahora llega su venganza

Si no te concierne por ética, piensa al menos en tu salud

leer más
Manifiesto infantil

Columnas

Manifiesto infantil: temednos o dejadnos en paz

No somos vuestra propiedad* Fotografía de Kristina Childs

leer más
Snapshots of Dangerous Women

Actualidad

La transgresión cotidiana: elogio fotográfico de la mujer inconformista

Mujeres peligrosas por la simple razón de ser atrevidas.

leer más
Nueva York

Actualidad

La cara más violenta de Nueva York en 10 fotos históricas

Cada esquina de Nueva York huele a sangre fresca, esta ciudad lleva el crimen en su ADN.

leer más
Stilyagi

Actualidad

Hipsters soviéticos y gatos voladores: un viaje a la contracultura rusa

"Ha que convencer a la mayoría silenciosa de alzar su voz contra el regreso del totalitarismo"

leer más

cerrar
cerrar