Takes Takes

Álbumes

Adem AdemTakes

7.5 / 10

DOMINO

Si a un cantautor le quitas las composiciones, queda la capacidad para cantar bien y la posibilidad de sorprender con la producción. Adem, no es que se distinga por cantar, es más bien un susurrador con gracia de la cuerda de Kings of Convenience, y encima está medio sordo, así que suele llamar a Kieran Hebden ( Four Tet), su otra mitad en Fridge, para que le corrija lo que el oído que le queda sano no adivina. Tocar, lo poquito que suena en sus discos, lo toca él, y aquí, por lo menos, se aviene a invitar a más amigos a poner cuerdas. ¿A santo de qué viene entonces esto de grabar doce versiones de sus preferidos de los noventa? Habrá que partir de la base de que en esta sociedad de liberalización total de los medios ya no hay que preguntarse la razón para prácticamente nada. Alguien quiere y puede, y los demás miramos, así que vamos a ver qué hay aquí dentro. A James Ilham-Adem, le gusta pervertir los instrumentos y usarlos para lo que no fueron creados, y ése es uno de sus mayores atractivos. En ” Takes”, salvo alguna cuerda percutida de las que debían ser pulsadas, casi todo suena a lo que debe. Nos quedan las canciones. Hay versiones de PJ Harvey. Lisa Germano, Yo La Tengo, Smashing Pumpkins, Björk, Bedhead, Aphex Twin, Tortoise, Low, The Breeders o dEUS. Ay, vaya, aquí está la clave. Un viejo indie de los noventa que nos recuerda que además de ruido, camisas de cuadros y post-todo, en los noventa, a veces también se hicieron canciones enormes que saldrán a flote tan pronto como podamos acabar de digerir aquellas década. De momento, Adem ya ha escogido las suyas, las ha juntado y se ha anticipado al revival como se deben hacer las versiones, sin cambiarlas ni mucho ni poco, sino haciéndolas suyas. Con el tiempo este disco será una rareza y una joya, ¿apostamos?

Jorge Obón

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar