Sun & Shade Sun & Shade

Álbumes

Woods WoodsSun & Shade

7.8 / 10

Woods  Sun & Shade WOODSIST

Banda de pisada firme y zancada rigurosa, Woods se ciñen a unos parámetros compositivos tan formulaicos que podría parecer que siempre hacen la misma canción. Es su principal hándicap y al mismo tiempo su mayor virtud, la que en vez de obligarles a mudar el poder de su embrujo disco a disco, les hace exprimir al máximo las posibilidades sónicas en que tan bien se maneja su música. Grabado en un parque natural del estado de Nueva York, “Sun & Shade” es otro paso silencioso pero importante en el camino hacia el refinamiento que persiguen. Comparado con el rocío folk de “Songs Of Shame” y los coqueteos indie-rock que proponía “At Echo Lake”, suena sofisticadamente espiritual, su trabajo más pop si no fuera por dos bizarras improvisaciones que ocupan un tercio del metraje. Se trata de las cabalgadas kraut “Sol Y Sombra” (diez minutos) y “Out Of The Eye” (siete), instrumentales en los que asoma su lado experimental y que, comparados con la levedad de sus otras composiciones, pueden resultar demasiado cargantes por momentos. Aún así, no sería de recibo obviar el valor añadido de ese par de concesiones: son las encargadas de dejar claro que Woods pueden desviarse cuando lo deseen de la estrecha senda compositiva que se han marcado.

Por el resto del disco se pasean artesanales y magnéticos diez cortes entre los que contar algunos de los más ricos que ha escrito el grupo. En Woods, por encima de la circunstancia, lo que importan son las canciones, y de eso “Sun & Shade” tiene un rato. Un buen puñado de bellísimas tonadas guiadas por la guitarra de Jarvis Taveniere, el falsete de Jeremy Earl y las atractivas soluciones del instrumentista Lucas Crane. Como ya es habitual, abren con un pórtico melódico de deslumbrante poder cegador: una “Pushing Onlys” capaz de salvarte cualquier momento crítico. A partir de ahí, intercalan gemas desarmantemente sencillas y efectivas ( “Any Other Day”, “Wouldn’t Waste”) con otras que invocan minerales recuerdos tipo Donovan ( “White Out”) o The Byrds ( “Hand It Out”). Más allá de estos y otros obvios referentes, lo más grato de “Sun & Shade” acaban siendo sus tímidos y perfectamente hilvanados detalles. Las inflexiones vocales a lo Beatles en el estribillo de “To Have In The Home”, el velvetiano cover de Terence Boylan ( “Who Do I Think I Am?”) y la silueta de Elliot Smith surgiendo tras los versos de “Say Goodbye”, nos recuerdan que Woods no inventan nada nuevo pero que tampoco tienen por qué hacerlo si son capaces de mostrarse tan aplicados.

Cristian Rodríguez

“Pushing Onlys”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar