Sueño Triangular Sueño Triangular

Álbumes

Maria Rodés Maria RodésSueño Triangular

7.4 / 10

Pocas veces el título de un disco deja tan claro cuál es su leit motiv. Maria Rodés, tras aquel laureado “Una Forma De Hablar” para Bcore con el que estrenó su nombre de pila ahora hace dos años (pese a todo, 2009 fue su verdadero debut junto a Andy Poole en Oniric), ha hecho de este “Sueño Triangular” un esteticista viaje a la naturaleza de los sueños, una pseudo-duermevela musical en la que la cantautora catalana vuelve a poner de manifiesto que va por libre y no se ata a nada ni nadie. La cuidadísima instrumentación que ahonda en cada uno de los temas deja bien claro que el disco no ha dado pie a las sorpresas. Las canciones son aún más redondas que en su anterior largo, sobre todo juguetonas gracias al detallismo de sus arreglos y más sinceras para el oído. Todas estas alabanzas no deben de extrañar si se tiene en cuenta que nuestra protagonista, durante los últimos dos años, se ha obsesionado en plasmar todos sus sueños en un papel con tal de comprender la laberíntica naturaleza de su subconsciente.

Haya o no conseguido comprender este laborioso campo de estudio psicoanalítico, lo que importa es que Rodés ha sabido materializar con maestría sus pesadillas ( “Cae Lo Que Fuego Fue”), transportarse espiritualmente hasta lugares mitificados (a Oriente, más concretamente, como acontece en los sublimes juegos de voces de “Lejos De Pekín”) y poner de manifiesto que ella, y sólo ella, tiene el control de todos los estímulos que le corren por sus venas (“Haz Lo Que Te Dé La Gana” es toda una declaración de intenciones) y le hacen prescindir de cualquier referente o género preestablecido. Las melodías, por ejemplo en “Hum!”, se confabulan para eclosionar por sorpresa en una divina catarsis eclesiástico-celestial que desquebraja sus iniciales minutos circenses y al ralentí.

Producido por ella misma junto a Maru di Pace y Lluís Surós (he aquí los tres puntos oníricos de su título), “Sueño Triangular” pone nuevamente sobre la mesa el talento de una mujer inclasificable que, lejos de conformarse con lo tangible de los sentimientos, bucea en lo más profundo de su ser para hacernos participes de aquello que el ojo nunca podrá ver. Libérense de cualquier distracción mientras lo escuchan y gócenlo.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar