Straight, No Chaser Straight, No Chaser

Álbumes

Reks ReksStraight, No Chaser

7.6 / 10

En su afán por convertir su estudio de grabación en una cadena de montaje abierta todos los días de la semana, el productor de Boston Statik Selektah había llegado a un preocupante punto de saturación y estancamiento creativo, no tanto por su parte como por la de la propia escena, que ya se había acostumbrado, en el peor sentido del término, a sus beats y sus alianzas. Es por ello que en estos momentos ya se antojaba necesario despejar dudas y reticencias con una grabación compacta, sólida y fresca que nos hiciera recuperar la confianza y la excitación en su discurso, fiel exponente del neo boom bap del siglo XXI. El problema es que su nuevo y más inmediato proyecto, la producción íntegra del nuevo disco de su amigo Reks, entrañaba una dificultad añadida: en el anterior álbum del MC de Boston, el desigual “R.E.K.S.”, se tenía la impresión de que, precisamente, entre ambos se había perdido parte de esa química con la que iniciaron su andadura conjunta, y que las canciones compartidas protagonizaban los momentos más prescindibles del recorrido.

“Straight, No Chaser” llega con una triple misión, pues: reactivar la llama de las producciones de Statik Selektah, demostrar que Reks se las puede apañar bien comercialmente sin beats de DJ Premier o Pete Rock y reflotar la dinámica de trabajo de una pareja artística que últimamente parecía quemada. En todos los casos el álbum supone un acierto. Más allá del viagrazo del momento, considero que estos son los mejores beats que ha grabado Statik en los dos últimos años –el empleo de los samples en “Power Lines” o “Regrets” es espectacular–, quizás porque en ellos ha encontrado el equilibrio preciso entre sus últimos devaneos melódicos y la crudeza de antaño, sin pronunciarse más de la cuenta a favor de una u otra faceta, contemporizando el tono y encajando con sutileza y sensibilidad la melancolía de los pianos y los loops y la contundencia de los ritmos. Son canciones breves, concisas, tocadas por la varita mágica de una emoción especial, entre la tristeza y el optimismo, que consiguen reforzar la mirada reflexiva e introspectiva de las rimas de Reks.

Si hay un disco en que el MC demuestra fuerza interior y profundidad poética es éste. Desde su visión de la fama, la celebridad y su carrera –brillante “Autographs”–, al indispensable ejercicio de memory lane “Regrets” toca la fibra, pasando por imágenes evocadoras de madurez y aprendizaje–, Reks aparca sus vertiente más combativa y destina sus energías y pensamientos a una lírica más contenida y elaborada, bien acompañada por las colaboraciones de Action Bronson, Termanology, Slaine o Easy Money. Con ambos concentrados y plenamente motivados para dar lo mejor de sí mismos, “Straight, No Chaser” no solo reconcilia el fuego creativo que siempre ha habido entre ambos, sino que sirve para que su protagonista pueda firmar el álbum más emotivo, cercano y lúcido de su trayectoria.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar