Stolen Years Stolen Years

Álbumes

Anduin AnduinStolen Years

7.8 / 10

Un consejo: intentad visualizar y rememorar “Mulholland Drive”, de David Lynch, cuando escuchéis por primera vez “Stolen Years”, el nuevo disco de Anduin, el proyecto del músico norteamericano Jonathan Lee. No sólo se produce una identificación directa y muy rápida entre el noir bipolar de la película y sus canciones, sino que realmente uno llega a preguntarse si no es ésta una banda sonora alternativa y no declarada de la cinta. El concepto lynchiano se ha ido deteriorando con el paso de los años –hasta el punto de que hoy hasta Lana del Rey tiene aires lynchianos–, y cada vez que algún crítico utiliza el término un gato muere en alguna parte del mundo. Pero hay ocasiones en que tiene todo el sentido posible, y ésta es una de ellas: mezcla perturbadora e hipnótica de dark ambient y jazz, el nuevo álbum de Anduin, de momento el mejor título del género en lo que llevamos de año, plantea un apasionante punto de encuentro entre Angelo Badalamenti y Deaf Center.

El año pasado teorizamos sobre la vuelta del saxo, pero nunca pensamos que se manifestaría con tanta intensidad en un disco de estas características y este pelaje estilístico. Al margen de los drones ambientales con los que Lee teje la telaraña atmosférica de su discurso, en “Stolen Years” el gran protagonista es el saxofón, que protagoniza puntuales pero notorios solos en buena parte del recorrido y le transfiere una contundente carga cinematográfica a la propuesta, una amalgama de sensaciones que apela a clubes nocturnos solitarios, callejuelas peligrosas, carreteras oscuras, imágenes borrosas, personajes inidentificables y sueños laberínticos. Es ambient noir en el mejor sentido posible que podamos atribuirle a la etiqueta, la suma precisa y consciente de Badalamenti, John Zorn, Vangelis, Barry Adamson, The Haxan Cloak o Kreng, entre muchos otros referentes.

Pero al margen de esta exploración jazzística, “Stolen Years” brilla y entusiasma por otras razones, sobre todo por el grado de perfeccionamiento y depuración expresiva que muestra Anduin en este álbum, con un dominio más certero y convincente del tempo –canciones breves, de cuatro minutos de media, sin derivaciones de ningún tipo– y, también interesante, por la ampliación de su paleta cromática, que le permite diversificar su discurso y en cierto modo permitir que parezca más accesible. “Stolen Years” es cerebral y está perfectamente medido y equilibrado, pero tiene un profundo y cuidadoso sentido de la emoción que hace del disco el mejor título publicado hasta la fecha por nuestro protagonista.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar