A Star Maker, Strange Dreams and Clairvoyance A Star Maker, Strange Dreams and Clairvoyance

Álbumes

Dolphins Into The Future Dolphins Into The FutureA Star Maker, Strange Dreams and Clairvoyance

7.5 / 10

La orientación comisaria y el ideal estético que llevan acentuando desde hace unos años Matt Mayer y Toby Aronson a través de su plataforma NNA Tapes convierten al sello de Vermont, referencia a referencia, en uno de los pequeños grandes reductos de la verdad más arriesgada en lo que a la experimentación musical se refiere. Especialmente en el espectro de la música independiente. Y en sus pasadizos más angostos y limpios hacia el arte sonoro. No es de extrañar, entonces, encontrar sumándose ahora el nombre del belga Lieven Martens (de los últimos ídolos del avantgarde ambiental y muy acostumbrado a este formato magnético) que, en una de sus mutaciones de alias múltiples, se acomoda a la línea editorial del sello de cassettes (también lanzados ya al vinilo) bajo el signo de Dolphins Into The Future, seudónimo desde el que despliega su proyecto más prolífico, ambicioso, interesante, poético, distópico y recreativo.

Martens, que lleva más de un lustro dedicándose a experimentar con una paisajística amplia del ambient, una suerte de new age de vanguardia, y cierto exotismo orgánico que es alegoría y simulacro del estudio sonoro de campo, completa un viaje imaginario a través de dos ensayos exploratorios con el nombre-guía de “A Star Maker, Strange Dreams, and Clairvoyance”. La obra se compone de dos partes de alrededor de dieciocho minutos que reparte en cada cara de la cinta. Desde sus propios títulos, sugiere ya una descripción vívida que se asimila a la abstracción narrativa de sus desarrollos ejecutivos en lo sonoro: “ The Moon Shone Mildly Over the Hills, Prompting Strange dreams in All Creatures...” y “Guiding Polyphonies (Looped Voices of Dreamtime. Repeated Waves of Chorals)”, donde sugiere los márgenes expansivos e ilusorios en los que se desenvuelve su composición. Zambullido en ellas transita su obsesión particular con el universo oceánico y las psicofonías subacuáticas: sus fantasías, su flora insistentemente sinuosa y ondulante, sus criaturas, sus silencios, sus tempos, sus formas de comunicación… su mitología. Propone un recorrido ligeramente alucinógeno a través de estas dos piezas por lo que es un tratado de efectos y ondas vibrantes y cautivadoras –hechizantes– que desenvuelven una naturaleza sintética prodigiosa de sonidos e intercambios que incluyen intrigas, espontaneidades ufanas, tanteos tubulares, cromatismos de cristal, gemidos y cosmologías propias de un plancton onírico que diseña a través de la manipulación de distintos sintetizadores que mantiene en constante diálogo y transformación. Configuran una utopía biológica (y metafórica) posible, algo que persigue estructural y estéticamente en cada una de sus proezas. Un sueño marino y coral de armonías, tonos y ciclos, que equidista relajación y estimulación en un fascinante viaje sugestivo por uno de los caminos menos accesibles de la nueva edad de la música ambiental.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar