O Soundtrack My Heart O Soundtrack My Heart

Álbumes

Pivot PivotO Soundtrack My Heart

6.1 / 10

Pivot

WARP

Relaciones y parentescos. Los hermanos Richard y Lawrence Pike han tocado en discos y directos de Prefuse 73 y Savath & Savalas, y la influencia del universo rítmico y del estilo muestreador de Scott Herren se deja palpar en varios momentos -en los beats desestructurados de “Love Like I”, también cercanos a Four Tet, por ejemplo- de este segundo disco de Pivot. Más datos. "O Sountrack My Heart" ha sido mezclado por John McEntire en sus Soma Electrical Music Studios de Chicago, y su pulso se deja notar a lo largo de todo el álbum, especialmente en cortes como “Sweet Memory”, número de post-rock elástico de aparato rítmico prominente que no queda lejos de bandas como Salvatore o a los Tortoise del TNT”. Invitando a trazar nuevas correspondencias, el disco veía la luz durante el pasado verano con la etiqueta Warp, y no es difícl adivinar el rastro estético de Squarepuesher o Battles en canciones como “In The Blood” (en su imbricada parte final a ritmo de algo que podríamos considerar drum'n'bass) o “Sing, You Sinners” (esas guitarras math son puro afrobeat a la manera post de Battles). Valgan estos apuntes para sugerir que “O Soundtrack My Heart” es algo parecido a un enjambre de ideas más o menos propias, un hervidero de timbres, ritmos, texturas y estructuras que a veces encajan de manera formidable y sin aparente esfuerzo, y otras veces -uno diría que las menos- se pierden en un mira-que-lo-intento-pero... Queda claro en cualquier caso que este no es un disco asustado. Más bien al contrario: hay que tener atrevimiento, destreza técnica, un juicio despejado y un buen fajo de ideas en la recámara para lanzarse a estas jams cinéticas y espaciales de las que surgen unas canciones ágiles, sinuosas y de múltiples perfiles que en cierta manera siempre parecen aludir e sus formas a su nacimiento improvisado.

Suma a los referentes ya citados un acusado gusto por los sonidos más sintéticos de décadas pasadas (desde Harmonia a t;Vangelis pasando por la Yellow Magic Orchestra o incluso el Jean-Michel Jarre de “Oxigen”), el uso y abuso ocasional de glitches y procesados digitales, y unas guitarras y bajos que se mueven entre el bulldozer rock (esos parones y arranques secos, casi sludge, a mitad de "O Soundtrack My Heart"), el prog-rock, el post-rock de templadas maneras jazzisticas ( “Epsilon” situándose en algún punto intermedio entre Fred Frith, San Agustin y los Brokeback de Doug McCombs, o algún otro rincón del álbum en el que uno cree ver el rastro fantasmal de Sonny Sharrock) y la deconstrucción No Wave (las guitarras nerviosas de la primera parte de “In The Blood” son puro Arto Lindsay era DNA) para tener los contornos variables de Pivot un poco mejor delineados.

Pueden pecar de progresivos en más de una ocasión, pero siempre se muestran capaces de mantener la atención a base de riesgo experimental, pulso rítmico y buenas dosis de dinamismo, invocando un extraño e emocionante mash-up de recuerdos que siempre acaban moviéndote a pensar más en términos futuros que en cualquier consumido pasado.

Luis M. Rguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar