Sommer Sommer

Álbumes

DeepChord DeepChordSommer

7.4 / 10

Del mismo modo en que “The Coldest Season” (Modern Love, 2007) era un disco sobre el invierno, “Sommer” ya indica desde su propio título que tiene como punto de partida el verano; o más concretamente, el final del verano, cuando las temperaturas se relajan y poco a poco se abre camino el que es el mejor momento del año, el arranque del otoño. Para Rod Modell –que vuelve a trabajar solitario en este nuevo álbum, Stephen Hitchell sólo está involucrado cuando en la firma aparecen alias como Echospace, Variant o cv313– parece como si ese instante tuviera una magia especial, como si fuera el momento de transición hacia una climatología mejor y, por tanto, un estado físico y mental de plenitud. Quizá sea por eso por lo que, en comparación con “Hash-Bar Loops” (2011), “Sommer” suena más fresco, más aireado. Aquel primer LP suyo en Soma se apoyaba mucho en los recursos del techno –bombo, caja, eco; era como una versión endurecida de cualquier título de Echospace–, pero ahora toda esa tensión se ha ido y volvemos a entrar en la misma dinámica envolvente de siempre.

En toda grabación de Rod Modell, de todos modos, no es en el bombo en lo que hay que fijarse, si golpea con fuerza o se amortigua con desgana. Es lo que rodea al bombo, lo que envuelve toda la composición, lo que nos interesa. Aficionado a registrar sonidos de campo en su grabadora portátil, Modell se ha ido ganando una buena reputación como una especie de ‘documentalista de atmósferas’, un ladrón del sonido de diferentes ciudades y espacios –ciudades de noche, con su silencio estropeado por pasos en la calle, el rumor de un coche lejano, la electricidad en el aire– que aquí también ha querido variar su modus operandi. Según explica, todos los field recordings que están al fondo de la música, como un lecho de limo en un río, pertenecen al ecosistema sonoro de una playa cercana a su casa en la que, imaginamos, ha pasado momentos de paz, olvido o concentración. Suenan de fondo las olas y las aves, los pasos en la arena y el rumor de las tormentas cercanas, al entrar en sus 70 minutos de envoltura cálida se tiene la sensación de haber pasado del cosmos –la amplitud infinita, cósmica, de las grabaciones de Hitchell & Modell en Echospace– a un microcosmos muy privado que parece como el diario de vacaciones del propio Modell, un Aleph en el que está concentrado todo su mundo, o el mundo entero.

Insisto: en la técnica y en el resultado, “Sommer” no es un trabajo especialmente diferente a otros que han aparecido con la firma de Deepchord: lo mismo que hemos tenido desde el año 2000, cuando el proyecto apareció como respuesta americana a Basic Channel, está básicamente aquí –eso sí, con la depuración y perfección cuajada en la última recopilación del sello echospace [detroit], la portentosa “Altering Illusions”–. Lo que cambia es el olor de la música, más salado, y el impacto, más relajante, de esta exploración techno a orillas del océano. Toda la secuencia de tracks –desde “Glow” hasta “Wind Farm”– está unida en un continuum sin silencios, sin transiciones abruptas como si fuera el golpeteo constante, inagotable, de las olas contra las rocas: agua y tierra, atmósfera y beat, en una bella danza de la naturaleza. No hay mucho más que decir: si eres seguidor de la dinastía Deepchord / Echospace, “Sommer” es otro título necesario, una escucha obligada –no creo que nadie haya decidido motu proprio dejar de escucharles–. Si no lo eres, aquí tienes un selling point: “Sommer” es la banda sonora inesperada a un verano de recogimiento, un verano que ya se enfría.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar