Somewhere Else Somewhere Else

Álbumes

Indians IndiansSomewhere Else

7.6 / 10

4AD parece que tienen bien controlada la cantera danesa. Si hace unos años ficharon a Efterklang justo cuando empezaban a darse a conocer, ahora hacen lo propio con Søren Løkke Juul, un músico de Copenhague que está detrás del alias Indians. Puede que a estas alturas aún no hayas oído hablar de él y, hasta cierto punto, es lógico, pues su andadura es más bien corta. A principios del año pasado se dio a conocer cuando subió a la red una serie de demos que rápidamente captaron la atención del sello y tan pronto como en febrero ya ofrecía sus primeros conciertos bajo este pseudónimo. Por su cuenta editó su single de debut, “Magic Kids”, en un siete pulgadas y ya entonces se embarcó en una gira por Europa y Norteamérica en la que compartió cartel con artistas tan diversos como Beirut, Dan Deacon, Lower Dens, Perfume Genius o Retribution Gospel Choir. Ya en verano decidió recluirse en un estudio de la campiña danesa para pulir esas demos primerizas de las que hablábamos antes para dar con lo que serían las canciones de su álbum de debut, “Somewhere Else”.

Pero hay dos cosas, al margen de su música, que llaman la atención de este trabajo. Por un lado está la celeridad con la que lo ha terminado. Normalmente el recorrido de los grupos debutantes es más largo y media más tiempo entre el momento en el que aparecen las primeras demos y el lanzamiento del álbum de debut. En el caso de Indians todo ha ido muy rápido y se ha sucedido en un año. Las prisas, además, no se han vuelto en su contra, pues ha dado con un trabajo que ya desde que se escuchó su primer adelanto, ese sereno folk a lo M. Ward que es “Cakelakers”, ha cautivado a la prensa de todo el mundo. Lo segundo que resulta interesante es la elección del título. En los tiempos en los que corren, esta idea de escapismo, tan arraigada en el mundo de la música desde hace décadas, se hace más vital que nunca. Y no son sólo palabras. Sus canciones la transmiten. Hay en ellas una bella y singular cualidad que hace que te entren ganas de hacer las maletas, dar un portazo y huir con él a alguna cabaña perdida por el bosque. Es, pues, un trabajo que se recrea en sus atributos naturales, que te arropa, que te calienta cuando más lo necesitas y que te hechiza con temas tan elocuentes como esa “I Am Haunted”, con una guitarra acústica que entra en diálogo con un sonido salvaje que se oye en el fondo.

Es en estas piezas donde se entiende que a Juul se le haya comparado con Bon Iver, pues ambos potencian en su música el carácter melancólico y evocador. Pero el danés parece enlazar mejor con las piezas más intimistas del debut de Justin Vernon que con las más épicas, grandes y orquestales de su segundo trabajo. También gusta cómo hace uso de un sintetizador zumbante para dotar de nuevas formas a su folk afligido en piezas como “Magic Kids”, una oda a la infancia. Hay aquí un concienzudo trabajo de dotar a la electrónica de mayor protagonismo y de hacer un tratamiento a capas vocal, especialmente en cortes como la burbujeante “New”. Indians, además, parece tener buena mano en lo que se refiere a la construcción de los temas. “Lips, Lips, Lips” transcurre durante sus primeros minutos por una suerte de indietrónica reflexiva hasta que llega a una outro instrumental más cercana al ambient. A la inversa ocurre con “La Femme”, que crece y crece con esas palmadas para dar con un potente clímax. Y para los que quieran perderse del todo en su música, nada mejor que poner on repeat “Melt”, una pieza que hubiese encajado a las mil maravillas en el “Yellow House” de Grizzly Bear. “Somewhere Else” es un trabajo discreto y humilde, en el sentido de que ha llegado hasta nosotros sin hacer mucho ruido. Pero es un LP al que si se le dedica la suficiente atención se le puede observar un potencial muy alto gracias a unas composiciones serenas y personales.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar