Solar Life Raft Solar Life Raft

Álbumes

DJ /rupture & Matt Shadetek DJ /rupture & Matt ShadetekSolar Life Raft

8.8 / 10

DJ /rupture & Matt Shadetek  Solar Life Raft THE AGRICULTURE

Estamos a punto de cerrar la primera década del siglo XXI y todos sabemos ya qué son la globalización, los flujos de población, la democratización cultural y la interconexión a la que nos ha llevado el dogma de fe más reciente que ha dado la civilización humana: internet. “Solar Life Raft”, el segundo trabajo de la entente DJ /rupture versus Matt Shadetek, es una inmejorable banda sonora de este zeitgeist, la musicación del estado cultural al que nos han conducido los designios tecnológicos, desde el punto de vista de la gran urbe de nuestro siglo. En el ejemplo que nos ocupa, esa gran urbe es Nueva York; ni que decir tiene que si vinieran los extraterrestres ahora mismo y tuvieran que deducir cuál es la capital de la civilización, elegirían Nueva York. Siempre y cuando los extraterrestres hipotéticos tuviesen sensibilidad cultural, sentido creativo y necesidades consumistas.

Pero Nueva York sólo es la nave nodriza, el reflejo en el que mirarse –de reojo– en todas aquellas ciudades que aspiran a ser cosmopolitas. Por eso, escribiendo estas líneas desde otra urbe del siglo XXI con aspiraciones cosmopolitas, Barcelona, “Solar Life Raft” da rabia. Sí señor. Mucha rabia. Mister Jace Clayton (alias DJ /rupture) y su compañero Shadetek trasladan su condición de urbanitas viajados, leídos y experimentados a los tres platos y conforman un continuo fluir de sonidos que pasa por el primero, el segundo y el tercer mundo. Del Brooklyn multirracial que acoge al sello que ambos comandan, Dutty Artz, y que tiene a Jahdan Blakkamoore y su dancehall electroso como principal artista, a la Barcelona del skater latino y el no pakis, no party de Cardopusher; del Berlín que es residencia de creadores electrónicos como Timeblind a la Finlandia cristiana y ascéticaa de Paavoharju. Este medley es una experiencia cambiante que te arropa, te golpea (mucho cuidadín con Babylon System y su Get On Up, que no te engañe ese vocal “ganjah goodfeeling”, porque es nitroglicerina pura), te transporta y te arranca una sonrisa. Una experiencia tan lúdica como didáctica, pues en el tracklist hay un sitio para la música concreta (para los no iniciados: lo más parecido a la protoelectrónica) de Luc Ferrari, para la audioliteratura de Caroline Bergvall o para el ruidismo con ínfulas operísticas de Nico Muhly y los parloteos de castrati de su Mothertongue: Pt. 1. En este caso, la técnica a los platos y la mesa está utilizada para conformar sensaciones, nunca entendida como una demostración de habilidades. La prueba de que se pueden pinchar los sentimientos.

Cabía esperar que, en este viaje que es “Solar Life Raft”, los conductores quisieran hacer una parada en España. Al fin y al cabo, ha sido un hogar para DJ /rupture y, evidentemente, dejó su semilla cuando vivió en Barcelona. Pulshar (el proyecto dub de Pablo Bolívar) y Cauto, la estrella española del firmamento dubstep, ponen el orgullo patrio en el mix. Y me hacen recordar otra vez lo de la rabia. Rabia, porque el señor Clayton hizo las maletas y dejó Barna. Rabia porque Filastine cogió la mochila y siguió su viaje en busca de nuevos sonidos. Rabia porque el Ayuntamiento de Barcelona no hizo distinciones al aplicar medidas antiokupas y cerró La Makabra. Con ella se fue una de las programaciones más atractivas de la contracultura barcelonesa. Y se perdió el espíritu que te llevaba a indagar en el sonido dubstep los martes en el Xpressing, a bailar drum’n’bass los jueves en el Breakstorm, y a acabar el domingo recogiendo la basura a orillas del Besós y oyendo breakcore. Rabia porque llegó el schranz y los relajados nos tuvimos que recoger en nuestras casas para escuchar ritmos a menos bpms; llegó la ketamina y congeló cualquier rebrote de perroflautismo inteligente y vanguardista. Si DJ /rupture hubiera estado aquí, no lo hubiera permitido.

Mónica Franco

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar