Skywriter Skywriter

Álbumes

DatA DatASkywriter

6.8 / 10

DatA  Skywriter EKLER’O’SHOCK / NAÏVE

Nuestros vecinos franceses, tan suyos ellos, siguen explotando la gallina de los huevos de oro que hace poco más de una década etiquetaron como french touch a base de beats aptos para todos los públicos con reminiscencias funk y una pose de rock star digna de egocéntricos sin escrúpulos. La oleada de gabachos electrónicos, parisinos en su mayoría –para que nos vamos a engañar, es lo que tiene el centralismo–, volvió a renacer en pleno siglo XXI después de que el techno sin frenos y aquel hype que supuso el electroclash dejaran a un lado, durante un breve espacio temporal, a héroes nacionales como Daft Punk, Laurent Garnier o los geniales Air. La nueva ornada de electro-house bastardo de la mano de los mediatizados Justice, Kavinsky, Yuksek, SebastiAn o el último nombre en subirse al carro este mismo año, DatA, no hacen más que acrecentar la lista de hijos bastardos de Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo.

El jovenzuelo David Guillon, DatA para los amigos, con “Skywriter” se decide a dar el paso que cualquier ídolo Myspace ansía. Después de darse a conocer en 2006 con el EP “Trop Laser” y girar por medio globo con la pretensión de familiarizarse ante un público que desconocía su existencia, sus remixes del “Radio” de Felix da Housecat o “Kim & Jessie” de M83, y su inclusión en el quinto recopilatorio de esa mina de oro que supone la compilación “Kitsuné Maison”, le hicieron ganarse una amplia y consistente legión de admiradores creyentes del electro marciano firma Ed Banger. La vena orquestral que este amante confeso del hip hop –a pesar de que su influencia en su música resulta escasa más allá del uso del sampler– demuestra en el punto de partida que supone “Verdict” –una auténtica joya eclesiástica para los tiempos que corren– pasa a convertirse en un homenaje evidente a los Justice más pop en “One In A Million”, donde cuenta con Sebastien Graiger (la mitad de aquel dúo canadiense de dance-punk, Death from Above 1979) como hilo vocal de un tema que, ciertamente, en su versión club resulta más efectiva para dañar las suelas de las deportivas. Las reminiscencias de “Waters Of Nazareth” en la vieja conocida “Aerius Light” desemboca en un ejercicio robótico de electro sosegado en “So Much In Love”.

“Electric Fever” supone una de las mayores bazas del álbum gracias a esa manera de regodearse en un funk futurista que acaba desembocando en un claro halo ochentero marca de la casa, para luego dar paso a “Nightmare”, el único corte cuya procedencia francesa queda, en ciertos momentos, relegada a un segundo plano a favor de la mera punzada electrónica. Seguidamente, el propio Graiger vuelve a hacer acto de presencia en la adictiva “Rapture” donde, al igual que en “Reinassance Theme”, los tintes rockeros a base de guitarras distorsionadas invaden los últimos minutos.

El tema que da título al álbum, junto al claro (y por qué no decirlo) descarado parecido razonable que supone “Morphosis” con aquel himno daftpunkiano, “Aerodynamic”, ponen el punto y final con la apropiación de la idea de “Planisphere” (Justice) que supone “Blood Theme”. Obviamente, nos encontramos ante un correcto y manido disco de electro que hará de las suyas en las cabinas internacionales, no me cabe duda, pero la innovación y los temas sorprendentes brillan tristemente por su ausencia. Si el joven DatA, en vez de haber lanzado cuatro EPs consecutivos durante los últimos años se hubiera decantado por tirarse a la piscina cuando tocaba, sin duda se hubiera merecido las alabanzas de todos y cada uno de nosotros. Su tren llega demasiado tarde, pero uno, al oír este “Skywriter”, se pregunta retóricamente qué hubiera ocurrido realmente de llegar a nuestros oídos tres años atrás. Seguramente, otro gallo cantaría…

Sergio del Amo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar