Sidewalks Sidewalks

Álbumes

Matt & Kim Matt & KimSidewalks

6.5 / 10

Matt & Kim SidewalksFADER

Cuando una banda observa cómo con un par de temas consiguen acaparar los focos de medio mundo –esto es lo que le ocurrió con Matt & Kim hace apenas un año cuando empezó a sonar “Daylight” o empezó a circular aquel clip en el que se autopixelaron las vergüenzas–, se establecerá siempre un debate interno a imagen y semejanza de lo que les ocurrió a Yeah Yeah Yeahs en 2008. ¿Qué hacer? ¿Rebajamos las revoluciones y nos lanzamos sin miramientos al mass-appeal, o dejamos las cosas tal como están y mantenemos una línea continuista como si nada de esto hubiera ocurrido? Matt Johnson y Kim Schifino han abandonado su premisa del do it yourself y, para su tercer largo, “Sidewalks”, se han dejado aconsejar por el productor Ben Allen –en su currículum podemos hallar nombres como Deerhunter, Animal Collective o Gnarls Barkley–. Lejos queda aquel momento en el que Matt se enorgullecía de componer tirado a la bartola en el sofá de su casa rodeado de chatarra sintetizada mientras su pareja aporreaba la batería como una troglodita. Y ya no digamos del halo punk y despreocupado –hablo únicamente de sonido– de su pasado reciente.

En directo siguen siendo una apuesta segura –tal como pudo comprobarse en la pasada edición de Primavera Sound–: una banda de inmaculada sonrisa que trasmite con muy poco un buen rollo admirable. Este hecho no ha variado un ápice en esta ocasión, pero lo que sí es cierto es que su nueva andadura musical ha pasado por el quirófano y en el proceso se le han extirpado las señas de identidad de índole punk que hasta ahora eran básicas en su propuesta –a excepción de “Silver Tiles”, una vieja conocida de su repertorio en vivo y que por fin se publica con varios años de demora–. Así, no nos debe extrañar que dos piezas como “Block After Block” o “Cameras” –fina ironía dedicada a los típicos cansinos que no pueden vivir sin hacer una foto en cualquier contexto y que te anulan la visión con alevosía en un concierto– usen bases hip hop que pueden resultar rarísimas a primera escucha para quienes pasaron sus gratos momentos, hace tiempo, con aquel “Grand” (2008).

Otro elemento a destacar como consecuencia de su paso por el estudio de grabación es la inclusión de nuevos instrumentos inexplorados por ellos hasta la fecha. Por ejemplo, las tubas de la citada “Cameras” o los violines del medio tiempo “When You’re Coming From” –violines que en el caso de “Good For Great” parecen enlatados a martillazos–. Esto debería considerarse como un paso adelante hacia la madurez del dúo de Brooklyn, pero lo cierto es que, a excepción de algunos temas infecciosos como una mala pulga –el homenaje al “Wolf Like Me” de TV On The Radio ( “Red Paint”) o “Ice melts”, que sería la envidia trompetera de los Talking Heads de “Burning Down The House”–, “Sidewalks” en conjunto es un paso en falso en su carrera. Ya no son una banda de herencia punk, sino un dúo de pop al uso que se vale de Casiotones y sintetizadores vintage. ¿Era acaso éste el giro que anhelaban durante estos años? No podemos mojarnos al respecto, pero un servidor augura que este álbum tendrá una breve vida en mi reproductor. Muy a mi pesar, además.

Sergio del Amo

Matt & Kim - Cameras

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar