Severant Severant

Álbumes

Kuedo KuedoSeverant

8.5 / 10

PLANET MU

El otro día encontré una carta en internet escrita por Philip K. Dick, en referencia a un pase privado de la película “Blade Runner” a la que el escritor había asistido. En la carta –dirigida a la compañía productora del film–, Dick (que precisamente había sido el autor del relato en el que está basada “Blade Runner”) describía lo que había visto en estos términos: “esto no es escapismo, sino hiperrealismo; tan descarnado y detallista, tan auténtico y tan jodidamente convincente…”. El motivo por el que saco la cita a colación es porque Jamie Teasdale –ahora conocido como Kuedo– ha admitido que las influencias para “Severant”, su álbum de debut en Planet Mu, hay que buscarlas en “Blade Runner” y otras obras de arte futuristas. Estuve hablando con él sobre el álbum y su génesis durante un par de horas fascinantes, y al poco tiempo encontré esta carta, de la cual me llamó mucho la atención la frase antes mencionada, pues encaja perfectamente con la música de “Severant”: esto es música hiperrealista.

A Kuedo se le conoce más, posiblemente, por haber sido una de las dos mitades de Vex’d, un dúo que definió, con sus primeros lanzamientos de formación en Planet Mu a mediados de la década anterior, la paleta de posibilidades que permitía la bass music, mucho antes que este término existiera. Se les encajonó en la explosión dubstep de los años 2005-2007, pero en realidad Vex’d eran mucho más que eso. Su sonido estaba elaborado a partir de metal fundido y lava roja brillante, y nunca podrá superarse, a pesar de los lamentos de los fans (entre los que me incluyo). La cuestión es que, y esto es algo que se vuelve más y más aparente a medida que escuchas “Severant”, con este lanzamiento Jamie ha cortado definitivamente los vínculos que conectaban sus encarnaciones previas con su trabajo presente y el que llegará en el futuro. Escuchar “Severant” con Vex’d como un punto de referencia es algo normal, lógicamente, pero es mucho mejor dejar cualquier tipo de expectativa en la puerta y abrazar el sonido del disco, disfrutarlo, como si fuera de un artista nuevo del que nunca hubieras sabido nada antes. Incluso el trabajo anterior que ha conducido a Jamie hasta este punto –los EPs editados como Jamie Vex’d y luego como Kuedo en Planet Mu a lo largo de los últimos dos años– tienen poco que ver con el paisaje sonoro que se ofrece aquí.

Al principio, encontré en la música de “Severant” una cualidad nostálgica, aunque esto es algo que se desprende más de la variedad de sonidos que dibuja Kuedo más que de una intención real por su parte. La música está construida, principalmente, a partir de bases de juke / footwork y rap sureño –patrones de percusión intensos, acelerones de hi-hat y síncopes que están entre lo maniático y lo estimulante– combinadas con melodías que utilizan, sobre todo, sonidos envolventes de sintetizador que citan de una manera casi obvia a artistas como Vangelis. No es ninguna sorpresa, pues fue Vangelis quien compuso la banda sonora de “Blade Runner”. Son esos sonidos de sinte que encontramos en “Scissors” y “Truth Flood” tras múltiples escuchas repetidas, con su cualidad sonora intrínseca siempre evocadora de nostalgia, e incluso de melancolía a ratos, los que te ayudan a ver más allá de esas emociones obvias para llevarte a un paisaje mucho más “real” y bello.

Las bases de rap sureño, el juke y los sintes de los 80s forman, sobre el papel, una combinación extraña, y aún así Kuedo es capaz de metabolizarlo tdo en un conjunto simplemente irresistible. Es detallista, auténtica y, oh, jodidamente conviencente. Esta es música honesta, el sonido de un artista que ha encontrado su voz en medio del caos y el ruido que se ha promovido durante todo este siglo XXI.

En cuanto a momentos relevantes, me cuesta señalar algún tema que sobresalga por encima del resto, en especial porque este es un álbum que merece escuchas repetidas de principio a fin. Es una historia sónica coherente que revela nuevos secretos cada vez que le das al play. Si estuviera bajo coacción, entonces diría que “Scissors” es uno de mis temas favoritos a muy larga distancai del resto; su melodía es la obsesión más hermosa con la que me he encontrado en los últimos tiempos. “Salt Lake Cuts” es otro momento destacado, un paseo épico por cielos nocturnos a bordo de una máquina voladora futurista que aún no se ha inventado pero que en tu mente la visualizas tremendamente real.

“Severant” exige una escucha con auriculares; es un viaje definido por las imágenes que se forman en tu cabeza a medida que la música evoluciona, es un viaje que se hace más intenso si te quedas encerrado en tu propia burbuja a medida que paseas por la ciudad o viajas o te quedas quieto en casa. E incluso a pesar de esto –y también a pesar del propio Jamie, que dice que ésta no es música para la pista de baile–, muchos de estos cortes mantienen una cualidad que les hace funcionar muy bien en un entorno de club. Yo mismo he comprobado sus efectos a lo largo de las últimas semanas en varios clubs de UK y no me cabe ninguna duda de que algunos de estos temas van a quedarse mucho tiempo en las maletas de los DJs más atrevidos y clarividentes.

A los fans de las anteriores encarnaciones de Jamie les resultarán sorprendentes muchos aspectos de “Severant”, y como he dicho antes, hay que dejar a un lado los prejuicios para aumentar el disfrute que se puede encontrar en esta música. En cuanto a los nuevos oyentes, aquí hay mucha tela que cortar y mucho por descubrir; es fácil caer enamorado si te interesan los temas a partir de los cuales se ha moldeado esta música: ciencia-ficción, futurismo, rap sureño, sintes de los 80s… Con el final del año delineándose en el horizonte, no hay riesgo en decir que Jamie ha entregado uno de los discos del año, al menos en lo que se refiere a música electrónica. Es un viaje que vale la pena hacer una y cien veces.

Laurent Fintoni

Kuedo - 'Severant' Sampler by Planet Mu Records

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar