Sentielle Objectif Actualité Sentielle Objectif Actualité Top

Álbumes

Mark Fell Mark FellSentielle Objectif Actualité

8 / 10

El ritmo siempre ha estado en Mark Fell, pero él siempre lo retenía de una manera que a veces podría parecer incluso mala para su salud, como una especie de líquido que le hinchaba la piel. Los códigos de la música experimental muchas veces han impedido un cruce normal de una posición de laboratorio / galería de arte a otra de club o festival con alto valor hedonista, y el inglés ha tardado en liberarse de ese cinturón de castidad que ya se veía que le molestaba incluso desde los días más tempranos de Snd: “Stdio” (Mille Plateaux, 2000) y “Tenderlove” (Mille Plateaux, 2002) mostraban suaves rasgos house y 2step, evidentemente no a un nivel Luomo, pero sí aderezando la exploración de texturas y errores digitales con un poco de Groove maquinal. Toda esta circunstancia, ya conocida en la carrera de Mark Fell, ha vuelto a ser relevante de unos meses a esta parte con diferentes lanzamientos en los que, tras muchos años de tiras y aflojas, la compuertas del ritmo finalmente se han abierto en su lenguaje, tanto en solitario como en compañía de su socio Mark Steel –ahí está “Split”, el 12” en el sello Pan compartido con los japoneses NHK. Desde 2010 a esta parte, y coincidiendo con una relajación en el ritmo editorial de Snd, Fell ha venido publicando más material, sobre todo en Raster Noton y Editions Mego, y en “Multistability” (2010) y “Periodic Orbits Of A Dynamic System Related To A Knot” ya se intuían movimientos hacia el club. Pero no ha sido hasta su colaboración con DJ Sprinkles ( “Complete Spiral EP”) y la inauguración de su alias Sensate Focus, cuando Mark Fell se ha abandonado en los brazos del house.

“Sentielle Objectif Actualité” es un lanzamiento en CD y en plástico, pero en vinilo tiene aún más sentido –cada corte viene identificado con sus beats por minuto, considerándolo como material de uso para DJs–, y lo extraño es que lo firme como Mark Fell, cuando a todos los efectos es el desarrollo en largo y con mayor ambición del material de Sensate Focus, del cual ya se han planchado tres vinilos ( “Sensate Focus 10”, “Sensate Focus 5” y “Sensate Focus 3.3333333333333333”) y del que se esperaba en algún momento un despliegue más a fondo. Por supuesto, hay trampa: es el álbum de Sensate Focus pero disimulado, ya que técnicamente consiste en remixes de Mark Fell de su otro material en las trincheras de Mego. Aunque el enfoque parece algo bipolar, tiene su lógica: Fell parece haber entendido los tres maxis de su alias como una avanzadilla, una especie de globo sonda –con vistas a comprobar la reacción de su público, y del que no es su público, ante un giro tan ‘club-friendly’–, y de ahí el misterio inicial en su identidad, para a continuación retomar el lenguaje a todos los efectos con su nombre, sin esconderse, sin miedo. Lo cierto es que tanta precaución, si finalmente ha sido así el proceso, era inútil, porque el verdadero fan de Snd asume la vinculación del proyecto con el house –y no con cualquier house: aquí hay samples de “Can You Feel It” de Chez Damier (y nada menos que el remix de Marc ‘MK’ Kincher) y de “Hard To Get” de Choo Ables, santos griales del house americano de la edad de oro–, e incluso había un deseo por esta liberación de la que hay que decir lo mismo que de Sensate Focus: es una inteligente y eficiente refinación del deep house –con sus ráfagas de piano y sus paletas de sintes aéreos– con los recursos habituales de los clicks & cuts y la vestimenta digital del proyecto principal. Dividido en ocho cortes, y a dos por cara del doble vinilo –puro tratamiento de club tool, con la parte 4 dividida en dos mitades que exigen un salto del primer disco al segundo vinilo: hay actitudes que nunca se pierden–, “Sentielle Objectif Actualité” es la experiencia extendida de una lectura intermitente y pellizcada de un house de club ultrainteligente, una manera de hacer música de club que recupera el espíritu del microhouse de sellos como Perlon o Force Tracks y lo renueva de la misma manera en que otros popes de lo complejo como Frank Bretschneider o Alva Noto han hecho lo propio con el techno. Sería temerario decir que éste es el mejor disco house del año –sobre todo porque el house está en una forma que asusta–, pero no asegurar que es la interpretación más avanzada a la que se ha sometido el lenguaje del house en mucho tiempo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar