Seek Magic Seek Magic

Álbumes

Memory Tapes Memory TapesSeek Magic

8.5 / 10

Memory Tapes  Seek MagicSOMETHING IN CONSTRUCTION

Y entonces llegó el chill-wave. Habemus nueva etiqueta. Y con ella, blogs y foros patas arriba criticando su denominación de origen, The Wire rebautizándola como “hypnagogic pop” y hasta Simon Reynolds pronunciándose al respecto de lo que también ha venido a llamarse “glo-fi”. Sin saberlo, llevábamos varios meses enamorados del chill-wave. Sí, a su estirpe pertenecen todos esos trabajos inclasificables hasta ahora que combinan sintetizadores de baja fidelidad, nostalgia ochentas y un gustoso ramalazo new age, además del manejo de conceptos en abstracto como “juventud”, “verano” y “cosmos”. Dayve Hawk es desde ya su máximo exponente y se oculta tras el nombre de Memory Tapes con un debut de altura. Pero 2009 también ha visto nacer a otras sugestivas formaciones bajo la misma premisa. El arco alcanza a los noveles Neon Indian, Washed Out, Gold Panda y Small Black (todos interesantísimos y a punto para el gran salto), y a otros ya conocidos como Nite Jewel, Atlas Sound o todo el paraguas de bandas que acoge Sincerely Yours, el sello sueco que sube y sube y que en su momento ya la echara el ojo a nuestro hombre.

Originario de Philadelphia, el protagonista de esta historia vive en New Jersey. Tiene 28 años y lleva desde los 14 grabando música. No tiene móvil ni carnet de conducir y le cuesta horrores moverse de casa (¡incluso cuando Cocteau Twins le ofrecieron una gira por UK hace ya unos años!). Cantante de los extintos Hail Social, Hawk ha venido centrándose últimamente en el proyecto que nos ocupa y en sus otros dos alias. Como Memory Cassette y Weird Tapes ya había dado el cante gracias a bombásticos remixes para Yeah Yeah Yeahs, Peter Björn and John, Major Lazer, Fool’s Gold y Britney Spears, pero el momento de la verdad le llega ahora. En Memory Tapes se cristalizan todas sus filias musicales de una forma apabullante, con un sonido muy trabajado y limpio que destila las texturas al máximo y para el que ya ha anunciado una nueva entrega antes de finales de año.

Más vertical de lo que pueda parecer en principio, relajado en los polos y con la coraza electrónica más potente en el centro, “Seek Magic” suena presto, precioso y preciso. Sin grumos, respetando con escrúpulos la dosificación de cada ingrediente y batiendo siempre hacia el mismo lado, la crema se degusta fina y sabrosa, con hallazgos exquisitos como esos found sounds grabados en una cancha de basket que gimen en “Green Knight” o como las acertadas codas con las que hace evaporarse varios de los temas. Surreales y remotas, son canciones bellas por dentro y por fuera. Un crossover interestelar que se eleva solo y que se sublima en ese pasaporte a otros mundos que es la progresiva “Treeship”, 22 minutos de derivaciones ambientales que Rough Trade ha editado en cd como bonus disc y que desde la semana pasada también puede descargarse aquí.

Al culo inquieto de Hawk le gusta jugar a despistar, por eso abre con el arrastrado tono de la bucólica “Swimming Field”. Nada hace sospechar el festival de IDM que vendrá después cuando todo empiece a desdoblarse entre los noventa y nuestra década, partiendo de New Order ( “Bicycle”) y llegando hasta Cut Copy ( “Stop Talking”), enfocando a The Field Mice desde el prisma de Nathan Fake, o saltando de Aphex Twin ( “Pink Stones”) a Boards of Canada en esa “Run Out” que es como un escondite de “Geogaddi” sin las referencias demoníacas. Todo muy sexy, pistero y liviano a la vez, quirúrgico como aquellos primeros discos que nos enseñaron lo que era la indietrónica, un género al que por momentos este parece una respuesta. Así se construye un refugio estético en el que campa a sus anchas la utopía del baile perfecto con lágrimas en los ojos. Exquisito.

Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar