Secret Life Of Machines (Remastered) Secret Life Of Machines (Remastered) Top

Álbumes

Sterac aka Steve Rachmad Sterac aka Steve RachmadSecret Life Of Machines (Remastered)

8.9 / 10

Precursor, maestro, leyenda: Steve Rachmad estuvo ahí antes que nadie. Antes de que emergieran luminarias del techno melódico como Aril Brikha, Vince Watson, Arne Weinberg o Redshape, antes de que nacieran sellos como Delsin o Rush Hour, mucho antes de que se concibiera el término neo-Detroit, él ya había sentado cátedra. Era 1995 y “Secret Life Of Machines” llegó para demostrar que en Europa también se podía facturar techno con el mismo peso y trascendencia que el que había empezado a surgir en la Motor City a finales de los 80s. Han pasado 17 años y ese disco, que firmó bajo su alias más popular, Sterac, sigue ahí, en los más altos altares del techno del viejo continente. Y es que, digámoslo ya, estamos ante el que probablemente sea el mejor disco detroitiano que haya surgido nunca de tierras europeas.

Para que una obra alcance tal estatus debe, por un lado, revelarse como pionera y, por el otro, abrazar (o, al menos, rozar) la perfección tanto en el plano estrictamente formal como en su dimensión emocional. Y el debut de Rachmad cumple escrupulosamente con los tres requerimientos. En relación a su influencia, no es exagerado afirmar que, en gran medida, la concepción de una parte significativa de la electrónica underground holandesa se debe en gran medida a este disco. Ya no únicamente en relación a su influencia estética sino en el sentido de que fue el lanzamiento que puso a la escena, hoy en día ya completamente asentada, en el mapa internacional. A nivel formal, la ejecución de los nueve tracks que conformaban la edición original (en este caso son siete y dos remixes, más sobre esto en el siguiente párrafo) es simplemente magistral. De los bajos con regusto trance del corte titular a los arpegios galácticos de la inconmensurable “Astronotes” y de los ecos rítmicos de “Axion” a las melodías noctámbulas de “Mysterium” pasando por los pads insondables que apuntalan “The Lost Of A Love” y la mayoría de las composiciones, todo suena con un nivel de precisión expresiva y con una cohesión en las texturas que asusta.

Como buen techno clásico, la concepción de los tracks es simple y el equipamiento utilizado tirando a austero, lo que da aún más valor a su capacidad de transmisión sentimental. Y es que si en algo se antoja especialmente inigualable este disco es un su capacidad de sublimar la idea de emoción techno. Sumergirse en “Secret Lifes Of Machines” es un bálsamo espiritual, es regocijarse en la utopía sintética, es perderse en un mundo en el que, efectivamente, las maquinas cobran vida para contarnos una de las epopeyas techno más jodidamente bellas jamás imaginadas. Es fácil imaginar que en el momento de su gestación Rachmad estaba atravesando una suerte de catarsis emocional y las notas interiores que acompañaban el disco nos lo corroboran, además de cerrar el círculo de su significado; “The lost of a love. A broken heart can be the food of your inspiration, or is it just a way to forget the love you have lost. This album is dedicated to Kim and my mom Norma G. (Wherever you are)”.

Así pues, no cabe duda de que esta re-edición a cargo de 100% Pure se antojaba poco menos que esencial. En este punto, sin embargo, emergen los únicos peros que puedan tener cabida en esta crítica. En primer lugar, no es un re-press en el sentido estricto de la palabra, y en el caso de una obra tan magnánima esto es un ligero inconveniente. Extraña, por ejemplo, la decisión de dejar fuera tracks igualmente mágicos como “Satyricon” o “Draghixia” e incluir en cambio “Thera”, que aún manteniendo el nivel de calidad no formaba parte de la obra original sino de su segundo álbum (algo así como el disco maldito de Rachmad), de título homónimo. Tampoco aportan nada excesivamente relevante los dos nuevos remixes del track en cuestión y de “The Lost Of Love”, en los que se ha tratado de dar una suerte de pátina contemporánea a dos tracks que para nada la necesitaban. Como tampoco parecía necesario el nuevo mastering, o al menos en los términos en lo que se ha llevado a cabo. Obviamente los cortes han ganado pegada pero se ha perdido algo (solo un poco) de la extrema vivacidad y calidez que emanaban. Aún con esto, y por todo lo explicado más arriba, una posesión totalmente imprescindible para todo aquel que ame el techno.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar