Scott Pilgrim Vs. The World Scott Pilgrim Vs. The World

Álbumes

Varios VariosScott Pilgrim Vs. The World

6.3 / 10

Scott Pilgrim Vs. The World Varios ABKCO

La serie de cómics protagonizada por Scott Pilgrim, la madre del cordero de la versión cinematográfica y de la banda sonora que nos ocupa, dibujada por Bryan Lee O’Malley, tiene la virtud de parecer (pre y post) adolescente. Es decir, que su historia de ex novios carroñeros que mean en las esquinas para marcar territorio y se enfrentan a un protagonista peterparkiano, el típico argumento trillado pero efectivo, viene acompañada por unos trazos rectos y anchos de tinta y poses propias de los mangas. Tiene mucho de videojueguil y de pulp la película en cuestión (si no sabes nada de ella, comienza por probar el tráiler, que da buena fe de ello), y, no obstante, nunca cae en chistes tópicos ni basuras del estilo “Recién Casados” y demás productos cinematográficos del montón destinadas para audiencias con granos en la cara y una factura amorosa entre manos (o piernas). Parte del logro le corresponde a la Garantía de la Casa y últimamente también Oferta de la Temporada (desde 2007 como mínimo), Michael Cera (el chaval de “Juno” y futurible lanzarredes en “Spiderman IV”). Es decir, que “Scott Pilgrim Vs. The World” es un producto puramente indie y, por lo tanto, su banda sonora es más fiable que las exclusivas de TMZ.

Entre los artistas que aportan su granito de arena al metraje, el papel protagonista se lo lleva Beck, que canta las canciones de Sex Bob-omb –el grupo de Scott en el tebeo– con una producción disimuladamente amateur que, precisamente, no disimula una pobre inspiración (luego lo arreglará con la encantada y encantadora “Ramona”, versión acústica o no); mientras que Broken Social Scene se hacen cargo del grupo rival, Crash And The Boys, con el humor necesario y requerido para una historia que casi es de locos, con “We Hate You Please Die” y la (extremadamente) fugaz “I'm So Sad, So Very, Very Sad”, además de otra de propia cosecha y de título casi hecho a medida para la ocasión, “Anthems For A Seventeen-Year-Old Girl”. Sumémosle a esto la aparición-homenaje de la banda de chicas Plumtree con el tema que inspiró los orígenes de todo esto, “Scott Pilgrim”, y la exclamación retórica “Oh, Katrina!” de Black Lips (la versión en carne y hueso más creíble y pro de los Sex Bob-omb), y tendremos un tufillo a garage rock verdaderamente acertado. Y todavía nos quedarán por degustar antiguas reliquias como el glam de “Teenage Dream”, de Marc Bolan, o “I Heard Ramona Sing”, de Frank Black.

A destacar la romanticona y dulce versión de Sade a cargo de Beachwood Sparks ( “By Your Side”), y la suave aunque dolorosa “Sleazy Bed Track”, de The Bluetones, cortes ambos de estética romántico-placentera y anti-garage, podríamos decir, que aportan su color dentro de una colección de canciones que, a pesar de tirar de nevera –The Rolling Stones, Metric, Blood Red Shoes y el enchufado de turno Brian LeBarton (gracias, Beck)–, siguen pareciendo un conjunto de caras B sin la entidad suficiente para convencer más que a los fans del género y de la película/cómic. De haberse añadido aquí los trabajos de Goldrich, Cornelius y Dan The Automator que se encuentran en la banda sonora original (digamos, la clásica de toda la vida), quizá las cosas habrían cambiado (o no).

Jordi Guinart

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar