Scenes Of Life / Electricty Scenes Of Life / Electricty

Álbumes

ELOS ELOS Scenes Of Life / Electricty

7.5 / 10

Las mareas de sintetizadores analógicos se arrastran procelosamente por un fondo de ritmos tostados hasta el mismísimo tuétano. Cómo crujen los carbones. Si me lo preguntáis, os diré que necesitaba una escapada como ésta. Mis células lo pedían. Gritaban como hienas agonizantes. Querían mierda de la buena, hojarasca californiana con perfume playero de esta catadura. Los amantes del beat psicodélico sentirán la llamada de ELOS en sus vísceras y no dirán que no. Es una epifanía lisérgica que los adictos al vapor digital recibirán con jolgorio, como si estuvieran en las bodas de Canaá (bis). Psiconautas: hay un nuevo planeta que descubrir ahí fuera.

Alpha Pup se ha convertido en mi abrevadero favorito y punto. En esta plataforma no hay lugar para la paja. Su nueva proeza, dar salida a “Scenes Of Life / Electricity”, una masa palpitante de sonidos retrofuturistas especialmente diseñados para alimentar copiosamente a los discípulos de Low End Theory, el hábitat donde ELOS, o sea, Chaz Lewis, ha cocido su inventiva a fuego lento, siempre bajo el atento escrutinio de los paladares y gorras angelinas más exigentes. Se nota que sabe manejar los ingredientes que definen el hip hop abstracto de nuevo cuño de la Costa Oeste. Los teclados analógicos y los guiños a la música de videojuegos de los 80s cobran gran importancia en un camino liso, sin socavones, sin cambios de rasante. Todo fluye con una magia especial en esta apasionante novela de glitch-hop en la que la reverberación digital es ley y la psicodelia filosofía de vida.

ELOS se desmarca con creces del pelotón de medianías que ahora mismo recorre las curvas de este Tour funkoide al que tantos se han apuntado. El pedaleo es constante y se adorna con bajos pulsátiles, sintetizadores hipnagógicos, exquisitez consolera y una plástica distinta a la del vulgo. Sus construcciones no agreden el sentido de la estética, al contrario, a pesar de su ortodoxo esqueleto, de sus destellos lo-fi, los 15 tracks de este soberbio LP respiran sin ayuda, se adivinan trabajados en su esencia, te devuelven la fe en un género que parecía agotado.

Todo suena a victoria. “Door”, trufada de parches rítmicos dillaístas y marcada por olas recurrentes de synth madness, es un viaje astral en toda regla. “Hermitmode” parece enmarcar en un break mareante los últimos momentos de agonía de un robot suicida. “Vom” es la exhumación de una Gameboy vía Parliament. “Feefa” se revela como una fusión imposible de Boards Of Canada, Rick Dangerous y Dimlite. “Bloodstain Burial”, con Zackey Force Funk, es como si Spoonie Gee se hubiera convertido en un eunuco satanista y le comprara popper a Prince. “Sorry” es electro house venusiano grabado en el váter de la Nostromo. “Jawntourage”, con graves que parecen tricerátops y ecos industriales, haría llorar de miedo a cualquier niño. Y así hasta el final del túnel. Si esto es el próximo capítulo del reinado del hip hop psicodélico en tierras californianas, tengo buenas noticias para vosotros: ha vuelto el entusiasmo.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Levine

Actualidad

La mujer que disparaba a los ojos del horror

Levine siente la destrucción de hogares como propia porque este también es su hogar.

leer más
No cuela

Historias

22 cosas absurdas que haces para quedar bien

Los dejamos pasar porque en el fondo no hacen daño a nadie, por eso se siguen haciendo.

leer más
Ramo Niemi

Entrevistas

Delirios y miserias del primer 'indie' español

La editorial Contra publica ‘Pequeño Circo’, el relato definitivo sobre “los orígenes” de la escena independiente nacional, contado por sus ...

leer más
Sacco Bumf

Actualidad

Totalitarismo y perversión sexual: aquí ha pasado algo jodido

Chico conoce chica y ambos conocen al estado

leer más

Actualidad

¿Y si grabamos en cámara lenta al perro más lento del mundo?

Mi única filosofía es "dame comida".

leer más
top embarazada

Actualidad

¿A quién quieres más, al bebé o a tu vicio favorito?

Un estudio muestra cómo sufren los bebés de las embarazadas que fuman, pero María tiene algo más importante en lo que pensar

leer más
kanyeadidas

Columnas

Así es como el chándal dejó de ser un símbolo de derrota

La ropa deportiva ya no es solo para vagos y pordioseros. Ahora puedes llevar pantalones de chándal y seguir molando.

leer más
Mira Gonzalez

Actualidad

Esta escritora hará que nunca te sientas solo (pero también te volverá loco)

Quién quiere un psicólogo, si existe Twitter.

leer más

cerrar
cerrar