Say What?! Say What?!

Álbumes

Round Table Knights Round Table KnightsSay What?!

7.1 / 10

Round Table Kinghts  Say What?! MADE TO PLAY

Son tiempos de barba. Barba desordenada. Barba piojosa. Barba de homeless. Barba a lo Joaquin Phoenix. Cuánta razón tenían Don Johnson y George Michael cuando a finales de los 80 nos avisaron de que el jeto peludo era lo más. Hemos tardado muchos años en comprender la importancia de aparcar la maquinilla y los miembros de Round Table Knights lo saben mejor que nadie, por eso calzan un cutis velloso y podado al tuntún con tijeras de manualidades.

Los que hayan seguido la trayectoria del dúo suizo (remezclas y EPs varios), apreciarán en esta puesta de largo que los despuntes de eclecticismo de sus obras menores se convierten aquí en desprejuicio al cuadrado. Aunque es perfectamente discernible en la mayoría de cortes un esqueleto tech-house, “Say What?!” sabe moverse de esquina a esquina, buscando la sorpresa, sin que el recorrido de un estilo a otro resulte antinatural o forzado.

En “Why Be Serious”, el dúo de turntablistas con 4x4 se decanta por un electrohouse con salitre ibicenco: bombos profundos, sintetizadores baleáricos y voces pop que nos devuelven a los veranos de éxtasis de los 90. De repente, cuando crees que conoces la horma de su zapato, te dejan patidifuso con la indefinible “Cut Top The Top”: algo así como una orquesta de robots tocando en una boda zíngara. Te lo tomas como un gag –tiene su gracia, lo admito–, pero llega “All Night” y te encuentras ante una especia de techno-dub onírico con un mantra vocal y un muro de teclados tan 80s que te hacen llorar Tab. Para entonces ya es imposible no sentir curiosidad por el artefacto freak que tienes ante las narices.

Eso sí, cuando los suizos centran su visión calorífica en el dancefloor y se dejan de bizarrismos, sueltan destrozapistas radioactivos que bordean la perfección fiestera: el chorro facial de groove de “Cat Power” –sensacionales ramalazos Chicago– y el latido sexual de “Old Fashioned” –otra lección de house minimalista que quita el hipo– deberían convencernos de que, cuando quieren, son capaces de ir al grano y poner a prueba con suma habilidad las pelvis y pupilas del personal. Escuchad también la juguetona “Say What?!” y os será imposible poner en tela de juicio su pericia para dar con hits subterráneos. Es en estos pasajes donde juegan con cartas a la vista, pero cuando se aferran al delirio estilístico de “Paparussi” –dub, jazz y electrofunk marciano–, al scat ibicenco de “Drop The Dow” o a los hilarantes ritmos tropicales de “Calypso”, entonces su película es otra. Llamémosla “Electrohouse On The Haunted Pill”.

Óscar Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar