La Sangre Iluminada La Sangre Iluminada

Álbumes

Murcof MurcofLa Sangre Iluminada

7.9 / 10

Murcof  La Sangre Iluminada INFINÉ

Tim Hecker o Fennesz han demostrado que se puede generar emoción, melancolía y paisajes evocadores a partir del ruido y la manipulación sonora de instrumentos de formato clásico. Y de sus enseñanzas parece tomar buena nota “La Sangre Iluminada”, autorrevisión a conciencia de la banda sonora que Murcof escribió y grabó para la película mexicana de mismo título de hace dos años, ahora felizmente editada en CD y vinilo para disfrute de sus seguidores. No es que el compositor azteca se dedique a parafrasear o fotocopiar a Hecker o Fennesz, sino que en esta grabación en concreto incide en la línea trazada por ambos para llevarla a su terreno. Es decir: menos prospección electrónica –dinámica que, de todos modos, ya cobraba fuerza en sus dos últimas referencias–, y mayor profundidad de campo en lo que a distorsión, perversión y tratamiento de choque con instrumentación al uso se refiere. El triunfo de la textura y la proyección cinemática.

“La Sangre Iluminada” sigue una estructura muy fiel a los mandamientos del filme, construido alrededor de seis personajes y su desconcierto y melancolía, y se divide en seis grupos de piezas breves que tratan de definir y situar a cada uno de los protagonistas de la historia. Fernando Corona mantiene un tono y una estética muy similar entre ellos, y parece esencialmente interesado en recrear sonoramente la extrañeza y desorientación de cada uno de ellos. Para ello se hace valer de piano, guitarra o incluso chelo, además de su interés por el drone ambiental, pero erosionados y tratados a la manera heckeriana, si bien el mexicano muestra siempre una visión más orgánica y consensuada en que las melodías se nos presentan con un aspecto más descifrable y explícito.

Si en sus primeros discos Murcof jugaba y jugaba con ritmos electrónicos, samples o arreglos de cuerda, aquí su discurso se muestra más opaco, tenebrista y arisco con el oyente, dando voz y voto a un cruce entre el ambient noise y la neoclásica que perturba y fascina. De perfil más inquietante que emotivo –aunque momentos como “Isaias IV” calan hondo–, este score tiene suficiente consistencia, fuerza y rotundidad como para reivindicarse como un disco más, con todas las de la ley, de la intachable discografía de Corona, y además deja en el aire o anticipa el camino por el que seguramente se adentrará el artista en su próximo disco de estudio.

Julio Pardo

Murcof - Isaias IV

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar