Salad Days Salad Days

Álbumes

Mac DeMarco Mac DeMarcoSalad Days

7.5 / 10

Resulta curioso que en la nota de prensa del segundo disco de Mac DeMarco, “Salad Days”, las gentes de Captured Tracks dijesen que es posible que para cuando lo lancen, es decir, el 1 de abril, nuestro protagonista ya estuviese embarcado en una nueva gira porque, efectivamente, así es. Y, por cierto, no es casualidad que el álbum salga en esa fecha, en April Fool’s Day, porque DeMarco de bufón tiene un rato. Aunque también es cierto que con el paso del tiempo el de Montreal lo ha ido rebajando. Poco queda de ese espíritu súper juguetón de “Rock And Roll Night Club”, un trabajo algo sobrevalorado en el que el canadiense le dio al glam y al jangle-pop a partes iguales. Ahora, dicen, y nos lo creemos, que ha madurado. De hecho, lo proclama en el primer verso de este LP. Pese a los 23 añitos que tiene, el tipo ya se ve que ha hecho la transformación de niño a hombre.

“Salad Days” fue escrito y grabado alrededor de una inagotable agenda de conciertos y ofrece “una visión muy personal sobre lo que es ser Mac en medio de la locura de una carrera en ascenso en un formato muy público”. El de Montreal es un hombre que tiene las cosas claras a pesar de su corta edad y lo deja bien claro en temas como “Goodbye Weekend”: “Don’t go telling this boy how he should be leading his own life”. Las letras, de nuevo, vuelven a ser importantes, así como esas guitarras que refrescan como la brisa marina y que tanto gustarán a los fans de otros espíritus afines como Real Estate. Los ingredientes que hicieron grande a “2” se repiten aquí, pero también hay novedades. ¿Quién iba a esperar que un sintetizador guiase una canción como “Chamber Of Reflection”? Son este tipo de sorpresas las que gustan en un segundo álbum. Pero no todo son buenas noticias. Hay una pequeña sensación de repetición y está claro que no contiene los mismos pelotazos que su antecesor. “Passing Out Pieces” o “Brother” (esa guitarra parece la de Alex Scally de Beach House) son clásicos instantáneos, sí, pero hay otras piezas que no están a la altura de composiciones pasadas como “Ode To Viceroy” o “My Kind Of Woman”. Quizá han sido las prisas por publicar este LP, que recordemos, llega tan sólo un año y medio después que “2”, y es por eso que observamos aquí a un DeMarco menos inspirado que de costumbre o es que tenemos aún demasiado grabadas en la memoria aquellas producciones y esto no suena tan fresco como debería. Con todo, “Salad Days” es un álbum divertido como pocos como él saben hacer y en el que es fácil apreciar sus bondades.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar