Saint Bartlett Saint Bartlett

Álbumes

Damien Jurado Damien JuradoSaint Bartlett

8.3 / 10

Damien Jurado  Saint Bartlett SECRETLY CANADIAN / HOUSTON PARTY

Grabado en una semana, mano a mano con Richard Swift, productor, amigo y batería (sí, es el tipo que se esconde bajo la máscara de hombre lobo y aparece en el mínimo libreto del álbum: apenas una foto y tres líneas de créditos), “Saint Bartlett”es otro de esos dolorosamente tristes discos de Damien Jurado. El noveno, para ser más exactos, si omitimos el rarísimo “Postcards And Audio Letters” (o cómo pasar una hora escuchando al bueno de Damien al teléfono). Anímica y técnicamente es el disco que Damien debería haber producido justo después de “Ghost Of David”, folk de espíritu grunge (no olvidemos que Damien creció en Seattle, y eso, ya de por sí, duele) embutido en un cuatro pistas y empañado con montajes de cassette, voces (de chica, Rosie Thomas, entonces), y sí, ruidos (ruidos de teléfonos, ruidos de vinilos, ruidos de silencios tan silenciosos que acababan convirtiéndose en barreras de sonido). Digamos que el séptimo corte de “Saint Bartlett”, “Kansas City”, y su ambiente de estación de autobuses, podría figurar como el reverso de la, una vez más, entonemos el mantra, dolorosamente triste, “Parking Lot” (árida murder ballad que supuso el despegue de la corta y melodramática carrera de la citada chica de Michigan, Rosie Thomas). La voz de Damien es la voz de un tipo rudo que se niega a derramar una sola lágrima pero es capaz de golpearse el pecho y entonar un desgarrado vuelve cuando quieras (lo hace, en “Throwing Your Voice”) pues no olvidemos que su anterior álbum, “Caught In The Trees”, era el álbum post hecatombe sentimental: tras trece felices años de matrimonio y un par de críos, Damien y su chica habían roto, y sus canciones hablaban de maridos celosos y mujeres caballo. ¿Y de qué hablan ahora? De vidas a las que les faltan piezas, como a los puzzles que acumulan polvo bajo la cama. Lo de Damien no es autocompasión, lo suyo va en serio.

Porque en el planeta songwriter hay tipos prolíficos y aparentemente felices (veánse Will Oldham y su millón de discos o M. Ward y sus discos de instituto de otra época), hay tipos con greñas y una tristeza elegante y agridulce ( Ron Sexsmith), hay tipos guapos que firman hits que hacen llorar primero a Natalie Portman y luego al resto del mundo ( Damien Rice) y luego hay tipos que lo pasan realmente mal y escriben canciones para salir del agujero, y, de paso, qué demonios, quizá sacar a alguien de ahí con ellos. Damien Jurado es de estos últimos. Y hay pocos como él. Pocos que lleven más de una década fieles a sus desoladores pedazos de alma versión tema de tres minutos (y en este punto “Tonight I Will Retire” figura todavía en la cima de lo exageradamente cerca que puede estarse de la soledad de un tipo cualquiera, equiparable en grado de exposición al impresionante “I Don’t Blame You” de Cat Power).

Publicado en el año 2000, “Ghost Of David” era el tercer disparo de un por entonces jovencísimo y grandullón Damien, y puede que todavía hoy su obra maestra (lo publicaba Sub Pop, compañía que lo descubrió, allá por 1997, con el irregular pero acertado “Waters Ave S.”, al que seguiría su ya firme candidato al trono del folk tristón: “Rehearsals For Departure”). Dos años después, en 2002, publicaría el que hasta la fecha es su álbum marciano (si exceptuamos el citado disco de conversaciones telefónicas): “I Break Chairs”, una hora de ruidosa y rabiosa barrera de sonido folk-noise. Le seguiría una suerte de trilogía de llanero solitario en un mundo demasiado complicado para un tipo que cree en Dios: el árido pero épico “Where Shall You Take Me?”; el accesible pero igualmente épico “On My Way To Absence” ( “Lion Tamer” sigue siendo, hoy por hoy, uno de sus hits) y el quizá menor “And Now That I’m In Your Shadow”. En 2008, y tras su divorcio, Damien publicó su disco más luminoso hasta la fecha, “Caugth In The Trees”, y dos años después se atreve con una vuelta a sus orígenes: un álbum oscuro ( “Wallingford” es un estupendo ejemplo), claustrofóbico (coros que parecen sacados de una caja de zapatos en “Cloudy Shoes”) y dolorosamente triste ( “Rachel & Cali” es, en ese sentido, otro clásico made in Jurado). Si lo hubiera firmado justo después de aquél (su primer bedroom álbum, el citado “Ghost Of David”), estaríamos hablando de un paso más hacia las profundidades de su tortuosa (y grabada a pedazos) existencia. Pero lo curioso es que lo hace diez años después. Y seguir retorciéndose de esa manera diez años después sólo puede significar una cosa: Damien es de verdad, chicos. Y si nunca sonríe es porque todavía no ha encontrado un buen motivo para hacerlo.

Laura Fernández

* Compra aquí

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Levine

Actualidad

La mujer que disparaba a los ojos del horror

Levine siente la destrucción de hogares como propia porque este también es su hogar.

leer más
No cuela

Historias

22 cosas absurdas que haces para quedar bien

Los dejamos pasar porque en el fondo no hacen daño a nadie, por eso se siguen haciendo.

leer más
Ramo Niemi

Entrevistas

Delirios y miserias del primer 'indie' español

La editorial Contra publica ‘Pequeño Circo’, el relato definitivo sobre “los orígenes” de la escena independiente nacional, contado por sus ...

leer más
Sacco Bumf

Actualidad

Totalitarismo y perversión sexual: aquí ha pasado algo jodido

Chico conoce chica y ambos conocen al estado

leer más

Actualidad

¿Y si grabamos en cámara lenta al perro más lento del mundo?

Mi única filosofía es "dame comida".

leer más
top embarazada

Actualidad

¿A quién quieres más, al bebé o a tu vicio favorito?

Un estudio muestra cómo sufren los bebés de las embarazadas que fuman, pero María tiene algo más importante en lo que pensar

leer más
kanyeadidas

Columnas

Así es como el chándal dejó de ser un símbolo de derrota

La ropa deportiva ya no es solo para vagos y pordioseros. Ahora puedes llevar pantalones de chándal y seguir molando.

leer más
Mira Gonzalez

Actualidad

Esta escritora hará que nunca te sientas solo (pero también te volverá loco)

Quién quiere un psicólogo, si existe Twitter.

leer más

cerrar
cerrar