Sagara Sagara

Álbumes

diskJokke diskJokkeSagara

7.4 / 10

DiskJokke  Sagara SMALLTOWN SUPERSOUND

Es curioso cómo parece haber dos grandes bloques en la escena electrónica actual, por generalizar. Uno de ellos es el bloque que está endureciendo cada vez más su sonido hacia terrenos rápidos, violentos y duros, ya sea a través de los bajos o acelerando los tempos (la herencia hardcore, posiblemente vinculada a la situación del momento). El segundo bloque, por contraste, sería el que se aísla en sonidos evocadores y muy lentos. Los dos polos apuestos no son tal, ya que se vuelve a cumplir la máxima de la atracción de los extremos. En ambos casos, la década de los 90 sigue pesando mucho. Por parte de DiskJokke, la segunda tendencia es la que domina en este su tercer disco, “Sagara”. Smalltown Supersound es, de nuevo, el sello encargado de publicar el álbum de Joachin Dyrdahl, artista noruego que lleva con ellos desde que se puso el mono de los trabajos en largo.

El sello de Joakim Haugland está logrando un gran auge en los últimos años, y si 2010 ya se le dio bien –con el propio DiskJokke entre los protagonistas, juntamente con discos firmados por Bjørn Torske, Annie o el de Lindstrøm con Christabelle–, en 2011 sigue apuntando alto con en este “Sagara” y confiando en grupos como Young Galaxy – “Shapeshifting” se va hacia el synth-pop– o con la reedición del álbum “Helt Borte” de Pechenga, también próximo a estos terrenos de ensueño. Todos los artistas del sello comparten, en mayor o menor medida, un gusto por la evasión que, en el caso particular de DiskJokke, ha llegado a inspirarse incluso en la música indonesia derivada de instrumentos como el gamelan, un conjunto que mezcla gongs, xilófonos, tambores y un metalófono. Él mismo se fue durante una época a Indonesia a estudiar estos sonidos. En Bandung, en la isla de Java, grabó con un grupo de músicos locales (Sambasunda) y se dedicó a coleccionar sonidos de campo.

El resultado de este álbum explica por qué Prins Thomas confió en su día en DiskJokke y le publicó tres rodajas de 12” en su sello Full Pupp. “Sagara” se encuadra en la evocación espacial que hemos venido escuchando por parte de la escuela del space disco noruego en los últimos años, precisamente con Lindstrøm y Prins Thomas a la cabeza del movimiento. Para esta nueva ocasión, Dyrdahl evita mirar al house y al italodisco que ya habíamos escuchado en sus anteriores trabajos: aquí no encontramos el baile de “En Fin Tid” (2010) ni algunos momentos más oscuros que escuchábamos en “Staying In” (2007); ni siquiera el deep house de “Ghost In The Machine” (2010) que firmó junto a Strangefruit bajo el alias The Shookt. De los rastros del minimal con el que comenzó en “Heft & Plunder EP” (Kindisch, 2007), ya ni hablamos.

“Sagara” busca subir desde un principio. “Golotrok” es el inicio de ese viaje. Siempre arriba, que diría aquel personaje en una nube con unas bolas con estrellas, con la excepción de que el noruego no busca romper ningún iceberg, sino crearlo. Un mundo de calma que en “Sengon” se vuelve todavía más reposado a la vez que “Naive” deja entrever un final abierto, más luminoso, con ondulaciones que los más de siete minutos del cierre de “Panutup” rematan aportando el ritmo más continuo que se puede descubrir en este disco, cuya portada hasta intenta evocar el estado de sueño profundo. Diskjokke firma, en conclusión, un gran álbum valiéndose del mínimo sonido.

Natxo Sobrado

“Golotrok”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar