SMM: Context SMM: Context

Álbumes

Varios VariosSMM: Context

8.1 / 10

Varios  SMM: Context GHOSTLY INTERNATIONAL

Antes de desprecintar el CD, una pegatina advierte de que este disco es “el primero en una serie de recopilaciones SMM”. La frase es cierta y falsa a la vez, porque antes ya había publicado Ghostly recopilaciones SMM, dos en vinilo –el origen de toda esta rama que el sello de Ann Arbour ha identificado con un acrónimo enigmático, allá por 2003-2004, con temas de Cepia, Christopher Willits y Twine, entre otros–, y un tercero en digital, “Ghostly Essentials: SMM One”, en fecha próxima de 2009. O sea, que sí es “SMM: Context” el primero en una serie, pero únicamente si nos centramos en las variables “formato CD” y “nuevo elenco de artistas invitados”. Sam Valenti IV, que es quien manda en la casa, nunca ha querido desvelar el significado de las siglas SMM y ha pretendido despistar siempre con sugerencias cursis como “Sensual Machine Music” y “Sweet Mellifluous Moodscapes”, pero lo que no engaña es la naturaleza de la música: siendo Ghostly un sello centrado en el binomio techno/pop, para ellos SMM era la oportunidad de entrar con buen pie en un contexto de IDM pura y ambient relajante.

Este bloque estético, plenamente horizontal y a veces fronterizo con la composición clásica, ha jugado un papel importante en la evolución de la plataforma a lo largo de los años, aunque ha permanecido a la sombra del brío de Matthew Dear, Osborne, Tadd Mullinix y demás caballeros del bombo a negras. En algún momento había, pues, que ponerlo bajo los focos para que toda la atención recayera sobre él. “SMM: Context” es un recopilatorio que merece el dispendio porque lo que hay dentro es de un nivel excepcional; nada de lo que hace Ghostly en esta operación es nada que no hubiera hecho antes o que no estuvieran haciendo otros sellos vinculados a la cultura de club –la comparación con la serie “Pop Ambient” de Kompakt es tan evidente que no hace falta insistir mucho más en la idea–. Pero todo lo que hay en estas once piezas es de chequeo obligatorio para quien en algún momento se haya dejado transportar por la fluidez del ambient, la tristeza del neo-impresionismo y el drone amortiguado. La selección de artistas habla por sí misma: Goldmund “Motion” es su clásica pieza de piano a punto de romperse, esta vez con post-producción electrónica–, el reactivado Leyland Kirby “Polaroid” es para echarse a sollozar–, Svarte Greiner “Halves” es la cuota dark del disco junto al “Substantiated” de Aidan Barker–, The Fun Years y su cabaret noir con loops de vinilo atascados ( “Cornelia Amygdaloid”), el ambient neoclásico de Jacaszek, Rafael Anton Irisarri y Kyle Bobby Dunn, el folk-drone de Peter Broderick con un “Pause” que menciona al Jim O’Rourke que menciona, a su vez, a John Fahey. Y como la selección de artistas habla por sí misma y la música también, poco hay más que decir que animar a escuchar y a dejarse llevar por la corriente mansa de este plácido arroyo de sonido.

Robert Gras

GhostlyCast #42: felte - SMM Context by ghostly

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar