SBTRKT SBTRKT

Álbumes

SBTRKT SBTRKTSBTRKT

7.1 / 10

SBTRKT  SBTRKT YOUNG TURKS

SBTRKT no es un productor tan misterioso como parece en un principio, a pesar de esa máscara barroca decorada con motivos africanos que se pone cuando sale a pinchar o posar para una foto de promoción. Detrás de este proyecto decisivo en la constitución de la actual forma del post-dubstep y el post-garage está Aaron Jerome, un productor que hasta no hace muchos años operaba en lo que restaba de la escena broken beat en Gran Bretaña, con un álbum editado en BBE, “Time To Rearrange” (2007), repleto de arreglos jazz y una pasión decidida por los tempos relajados, casi apáticos, como de coffee-table music. Así que no habría que sorprenderse demasiado por cómo suena este “SBTRKT”: aunque puede resultar una relajación en comparación con el tempo más alto que había mostrado en 12”s precedentes como “Step In Shadows EP”, los dos cortes de house crudo en “Ready Set Loop / Twice Bitten” y la agresividad dubstep de su “2020” en Brainmath, el esperado álbum para Young Turks podría entenderse perfectamente, también, como un regreso al origen.

En efecto, si te parece que SBTRKT abusa del medio tiempo, de los cortes vocales con esa pasión dulzona del soul mainstream y que cuando puede abundar en el garage no lo hace con la suficiente energía, es porque ya antes había estado ahí. Sin embargo, hay que ponerlo todo en su contexto. SBTRKT nunca vino a esta escena con un cartel en el que indicara que iba a ser el productor más underground del circuito. Al contrario: vino con una técnica sublime en el estudio de grabación y un acercamiento amable –o sea, pop– hacia los sonidos de la diáspora post-dubstep; muy rápidamente, en su material ya había apariciones vocales como Sampha en aquel vinilo para Ramp o Jessie Ware en “Nervous”, su única incursión en el catálogo de Numbers. Lo que hace en el álbum es prácticamente despreciar su material más experimental y prolongar durante 40 minutos y once cortes esta opción más radio-friendly que, ya lo hemos comprobado con Katy B, ni está reñida con el éxito ni el respeto en el underground.

Las partes vocales se las llevan los colaboradores habituales –Sampha en tanto que voz masculina, filo-gay, su Robert Owens particular; Jessie Ware equilibrando el juego de géneros con su voz de sensual diva garage–, a la vez que entran en acción invitados como Yumiki Nagano de Little Dragon y la aún poco conocida Roses Gabor, que lleva “Pharaohs” a un territorio más americano que inglés en el que nos tenemos que remitir a recuerdos de Masters At Work y otros maestros del deep house. Apenas hay momentos instrumentales (y los que hay ya los conocíamos: “Ready Set Loop”, con su seductor arabesco de flauta), así que es justo reconocerle a las voces el centro de la acción en este “SBTRKT” que explora a fondo la posibilidad de recuperar la esencia underground del house de hace dos décadas y darle aires nuevos teniendo en cuenta todo el bagaje acumulado en UK durante el periodo de reinado del 2step y el dubstep.

El álbum suena luminoso, todo en su justa medida, quizá demasiado perfecto como para reconocerle un mínimo de arrebato rabioso del momento –algo de lo que iba sobrado el debut de Roska, sin ir más lejos–, pero eso también me parece un valor aprovechable. No es la gran obra maestra que en nuestros sueños queríamos imaginar, pero, junto con el álbum de Katy B, es un trabajo que, sin prostituirse, atraerá al centro de la tormenta post-dubstep a un público nuevo al que, si le sigue picando la curiosidad, habremos ganado para la causa. Admitámoslo: en esta guerra, además de infantería y caballería, también necesitamos señuelos.

Claude T. Hill

“Wildfire ft. Little Dragon”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar