Russian Roulette Russian Roulette

Álbumes

The Alchemist The AlchemistRussian Roulette

7.2 / 10

Aunque The Alchemist siempre ha patentado un sonido muy identificable con el boom bap y con una idea de hip hop ortodoxo, lo cierto es que a lo largo de su trayectoria ha mostrado una muy respetable e interesante vocación experimental que se ha manifestado en algunas de sus grabaciones más reconocidas para artistas del gremio. Curiosamente el productor se ha acostumbrado a brillar más en discos y canciones para otros que en sus propios lanzamientos en solitario, todos ellos perjudicados por la dispersión de ideas, por el abuso de MCs invitados y por las ansias de darle variedad y color a su propuesta, cuando en realidad parece más apropiado cohesionar el sonido y dentro de ese contexto efectuar pruebas, experimentos y huidas hacia delante de todo tipo. Y esto es lo que ha intentado llevar a cabo en este inclasificable “Russian Roulette” de aspiraciones conceptuales y formas extrañas y sorprendentes.

El propio autor ha dicho ya en varias entrevistas que para él esto no es un álbum al uso, sino más bien un experimento. Lo pone de manifiesto su estructura –treinta canciones, mitad instrumental mitad rapeada–, su particular composición –la inmensa mayoría de piezas no superan los dos minutos–, su punto de partida –un homenaje a Rusia sin mucha justificación o empaque argumental– y, sobre todo, su fisonomía, un barroco e inagotable collage de samples, muestras, instrumentos y voces que invoca las claves del sonido Alchemist –loops de guitarras psicodélicas, beats pesados, samples de bandas sonoras, aires de thriller– con la particularidad de que en esta ocasión no hay que rendir cuentas ni dar explicaciones a nadie ni a ningún convencionalismo propio del género. Encontramos canciones sin beats, canciones con una sola estrofa, canciones sin estribillos, interludios sin codificar e incluso un anexo final, las ocho partes de “The Kosmos”, en las que el delirio creativo del beatmaker alcanza su punto álgido de rareza y retorcimiento.

Fiel a su buen gusto eligiendo MCs de acompañamiento, y también gracias a una agenda privilegiada, Alchemist cuenta con la ayuda de Roc Marciano, Evidence, Guilty Simpson, Action Bronson, A.G., Meyhem Lauren o Danny Brown, entre otros, que asumen sin problemas su papel secundario en un disco-capricho en el que todo el protagonismo recae sobre una constitución musical con suficiente personalidad, atrevimiento y soltura como para devenir uno de los discos de culto de la temporada. Su propuesta exige predisposición y ciertos conocimientos del universo musical del autor, que utiliza trucos y recursos habituales de su trayectoria, pero en los tiempos que corren se aplaude que un referente con su estatus y su bolsa de trabajo encuentre tiempo, ganas y motivación para salirse de la tangente con una obra de estas características. Una golosina envenenada –por aquello de que mejora y mejora en cada escucha– para los talibanes del sonido Alchemist, que haberlos, haylos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar