Run The Jewels Run The Jewels

Álbumes

Run The Jewels Run The JewelsRun The Jewels

7.8 / 10

Ni el mejor de los guionistas hubiera sido capaz de idear un plan de continuación de sus últimos álbumes más sensato, lógico y acertado que Run The Jewels. Killer Mike y El-P venían de entregarnos dos discos exigentes, de rictus serio, palabras importantes, sonidos endiabladamente barrocos y, en líneas generales, una postura lírica y musical de fuertes resonancias ideológicas. De ambos títulos se extrajeron varias conclusiones artísticas y de género –Killer Mike como una de las voces más infravaloradas del firmamento rap, el retorno por la puerta grande del hip hop político y comprometido, la evolución del sonido El-P…–, pero sobre todo quedó la sensación de que entre ambos autores existía una complicidad, química y entendimiento creativo del que se podrían sacar más réditos a corto plazo. Del aplastante oficio de “R.A.P. Music” saltaba a la vista la facilidad con la que el flow ágil y escurridizo de Mike se integraba en la maquinaria apocalíptica orquestada por el que fuera líder de Company Flow: más dinámicos y compenetrados que muchos grupos veteranos.

Run The Jewels, el proyecto y el mini-álbum, nacen, pues, de esos días de convivencia y empatía en el estudio, y lo hacen con una idea inteligente: dejar de lado la carga política de “R.A.P. Music” y la densidad personal y emocional de “Cancer For Cure” para concentrar la acción en un disco de lectura fácil, tono distendido, rimas volátiles y producciones más ligeras. El-P reduce los voltios, descongestiona los loops y libera de tensión su aportación musical; y Killer Mike sigue sus coordenadas con una propuesta lírica en la que no hubieran tenido cabida ni mucho sentido las diatribas politizadas de su anterior grabación. Al buen entendimiento que ya conocíamos entre las producciones de uno y el flow del otro se le suma en este proyecto otro descubrimiento: la pareja funciona igual de bien cuando se intercambia el micro y fusiona dos estilos de rapeado claramente diferentes –el de El-P, compulsivo, asfixiante y caótico; el de Mike, más condensado, meticuloso y ordenado–, una unión de fuerzas dispares que transmite más sensación de banda que de proyecto bicéfalo.

Quien pretenda dar con trascendencia y rotundidad en los fraseados de “Run The Jewels” habrá equivocado el tiro. Este es un disco de palabrería, diálogos banales, referencias endogámicas y temática libre, pasatiempo con vocación de ídem a modo de toma de contacto y plasmación de un feeling nacido y desarrollado con el paso de los meses. También en el terreno musical, con una notable suavización de las formas sin traicionar o romper con lo que se puede esperar en ese ámbito de una figura como El-P. Se mantiene fiel a sí mismo, pero cambiando el semblante de la cara. Diez canciones, duración corta, siempre al grano, y la joya de la corona, la melancólica “A Christmas Fucking Miracle”, a modo de despedida. Solo un aperitivo, pero de los que dejan poso y anticipan una comilona para el recuerdo.

Descárgalo aquí

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar