Rumours Revisited. A Tribute To Fleetwood Mac’s Classic 1977 Album Rumours Revisited. A Tribute To Fleetwood Mac’s Classic 1977 Album

Álbumes

VV AA VV AARumours Revisited. A Tribute To Fleetwood Mac’s Classic 1977 Album

7.5 / 10

¿Cuántos tipos de fans de Fleetwood Mac hay? A grandes rasgos, yo alcanzo a diferenciar tres tipos: los puristas de los sesenta, los moderados de los setenta y los pop de los ochenta. Por tanto, si se quiere escoger un álbum de la discografía de la banda para rendir tributo, lo lógico es querer complacer a cuantos más mejor. “Rumours” es ése disco; ya no sólo por éxito comercial, sino porque fue concebido en el momento más inestable a nivel de banda de Fleetwood Mac, con los problemas sentimentales de los recién llegados Stevie Nicks y Lindsey Buckingham de trasfondo. Sin embargo, venían de publicar “Fleetwood Mac”, un disco muy rotundo para lo poco que hacía de la incorporación de Nicks y Buckingham, un insuflo de seguridad. Los altibajos emocionales quedaron plasmados en las composiciones de “Rumours” y puede que ése sea precisamente su secreto, su magia. Así que, puestos a rendir tributo a la banda, yo me quedaría con la opción del recopilatorio que salió este verano, haciendo popurrí y repasando las diferentes etapas de Fleetwood Mac. Pero, si hubiera que elegir un disco, si alguien me pidiera que le recomendara un disco –solo uno– escogería “Rumours”.

¿Ha propiciado la desaparición de dos de los miembros fundadores este 2012 la fiebre Fleetwood Mac? Probable y trágicamente, sí. Pero hagamos una lectura positiva: no me cabe duda de que ambos discos han llegado a las manos del resto de miembros. Quizás haya ayudado a animarles para que se echen a la carretera otra vez. Tienen gira americana y, puestos a soñar, igual hasta pasan por España en un futuro. Que dios se apiade de nuestra billetera en crisis. Por otro lado, el disco está editado por la revista Mojo, que lleva una serie de tributos a diferentes artistas y discos clásicos. Cuando este tipo de cosas se hacen con mimo y se hacen bien, no están de más. Pero ya sabemos que la selección de artistas para cubrir los temas de “Rumours Revisited” obedecerá a la línea de editorial de Mojo. ¿Cuántos leéis la Mojo? Creo que no conozco a nadie que lea Mojo. Y, aún así, me parece una selección apropiada, aunque mejorable. No porque se conozca más o menos al artista en cuestión, sino por el resultado del cover. Aquí las hay tan calcadas a la original que no merece la pena el esfuerzo y tan “bien traídas” u originales que resplandecen.

De las que brillan, la de Julia Holter probablemente sea una de las mejores; es tántrica y hace que te olvides de que estás escuchando Fleetwood Mac, aunque lo bueno de la original de “Gold Dust Woman” sigue ahí. A la versión de Mary Epworth para “Oh Daddy” le pasa algo parecido gracias a un continuum de percusión con un efecto muy “Big Love”. The Phoenix Foundation convierten “Don’t Stop” (tan de cerveceo gracias a la publicidad) en música como de sexo entre máquinas. En general, la primera mitad del álbum suena agradable y equilibrada en estilos. Y cuanto más se aleja ese estilo al de la versión original del tema, cuanto más se ha arriesgado, más se ha ganado. Yeasayer abre el disco llevándose “Second Hand News” a su terreno y sonido. Mucha corrección aunque poco riesgo. Los fans de Liars preferirán la versión de los neoyorquinos en “The Chain”. Convertida en una marcha fúnebre y muy solemne hace que tengas que la sensación de haber visto una foto muy mítica tomada desde el ángulo contrario.

Y, sin embargo, hay tres temas que afean un poco toda la jugada. Dylan LeBlanc, Dutch Uncles y The Besnard Lakes suenan a versión de coctelería cara o de piano bar. Como ya hemos dicho, la selección era mejorable. Y aunque peque de un poco de falta de coherencia, no es mala selección. Ya sabéis cómo funciona, botón derecho y eliminar. Yo salvo tres cuartos de disco.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar