Rinse 22 Rinse 22 Top

Álbumes

Kode9 Kode9Rinse 22

8.2 / 10

Decía el productor Slackk en Twitter que cualquiera puede ser DJ si tiene banda ancha y acceso a Funkysouls (podría ser Glory Beats o cualquier cueva de Ali Babá del pirateo de maxis), algo al alcance de cualquiera hoy en día. También dice el productor británico que esto está provocando una verdadera crisis de identidad, no solo en los selectores, sino también en los sellos. Que un montón de sets se rigen por el mismo patrón: algo de UK bass, algo del nuevo trap de feria, un poco de grime y/o dubstep y algo de viejo house oscuro (aquí tenéis el tuit). Lo que hace cinco años sería catalogado como eclecticismo a los platos y amplitud de miras estilísticas con un pie en las gemas del pasado y otro en las novedades, en la actualidad es el menú del día del bar de la esquina para cualquier aficionado a la música de club. ¿Dónde queda la excelencia de un DJ si está todo digitalizado o si la técnica perfecta cada vez es más robótica gracias a la tecnología?

La democratización del oficio de pinchadiscos, como toda evolución de especies, debería tener su propia selección natural basada en la meritocracia. Que sobrevivan los mejores, los que mejor pinchen, los que tengan las maletas más selectas, los que más hagan sudar al público. Sin embargo, el criterio de cada uno para valorar esos méritos que sirvan de corte en el negociado DJ son tan personales e intransferibles como el pasaporte. Los hay que sobreponen técnica a selección; a otros les da igual que se toque el synch mientras la música sea exclusiva y rara de escuchar en otras plazas. Luego están los del grooveteo, los que buscan el drop cada tres minutos… En fin, el catálogo es interminable. Aunque supongo que si te interesa qué ha hecho Kode9 en este volumen 22 de la serie “Rinse” es porque eres de los que buscas saber hacia dónde se dirige la línea editorial de Hyperdub, si hay algún tema de Burial nuevo que el pueblo llano no haya escuchado o qué dubplates y white labels tiene Steve Goodman en su estante de los discos.

Pues no, el capo de Hyperdub no desvela nada nuevo de Burial en este “Rinse: 22”, aunque sí recurre a una de sus últimas referencias para inaugurar en CD. “Truant” abre la veda en un tempo que permite a Kode9 ir escalando bpms para acabar los últimos minutos rendido al footwork. No es precisamente la progresión estilística que atacaba Slackk. Aquí se pasa del house de Theo Parrish al bassline de nuevo cuño, de ahí al UK Funky –si alguien daba por muerto el género con la entrada del jackin, todavía está a tiempo de recular–, luego grime y, por último, una estrepitoso y extenso tramo final donde abunda –quizás demasiado– el material de DJ Rashad. La velocidad es vertiginosa incluso cuando el tempo no lo es tanto; han cabido 37 cortes en 60 minutos, podéis hacer el cálculo. Entre medias, eso sí, hay mucho material exclusivo. Cortes con toda la pinta de ser próximo material de Hyperdub (y si no sale en el sello de Goodman, lo hará en etiquetas colindantes del ecosistema UK, véase UTTU, Night Slugs, etc.) como “Viceversa” de Funkystepz, “Chilli Burrito” de DVA Scratcha, el vaporoso corte del joven Visionist, la preciosa colaboración entre Morgan Zarate y Roses Gabor o el material de Terror Danjah y Champion, que verá la luz el 3 de junio en Hyperdub.

También hay perlas dificilísimas de encontrar, dubplates que solo existen en la red ripeados en canales de Youtube, como los cortes de Dexplicit, que afianzan a un Kode9 tan privilegiado como espabilado. Su estatus de mandamás de uno de los sellos más prestigiosos de la cultura electrónica propicia que atesore material exclusivo. Pero para hacerse con determinados dubplates tienes que ser raudo, muy majo o soltar panoja –o las tres cosas a la vez–. Y, por encima de todo esto, está el acierto. Saber separar el grano de la paja, decidir qué entra y qué no entra, algo que Goodman demuestra tanto en sus labores de A&R como haciendo de selector a los platos. Y sin hacer abuso de poder, cediendo minutos a otros jóvenes y talentosos productores del ecosistema british como Jam City, Faze Miyake o Rustie. Si hay algún abuso aquí es de predilección por Rashad con siete temas en los últimos 12 minutos del CD. ¿Le ha podido el fanatismo a Kode9? Parece que sí. Pero ni siquiera él es perfecto. Los talibanes de la mezcla limpia lo podrán comprobar en dos ocasiones en estos 60 minutos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar