Right Thoughts, Right Words, Right Action Right Thoughts, Right Words, Right Action

Álbumes

Franz Ferdinand Franz FerdinandRight Thoughts, Right Words, Right Action

6.3 / 10

Conscientes de que nunca podrán igualar la excelencia de aquel debut que les catapultó a la fama y les consolidó como estrellas del rock arty en un abrir y cerrar de ojos allá por 2004, Franz Ferdinand parece que estén ahora más por la labor de redactar su testamento en “Right Thoughts, Right Words, Right Action”. No es que queramos verles desempleados a dos metros bajo tierra, dios nos libre de ello, pero ese cierre tan explícito –que han querido titular como “Goodbye Lovers and Friends”– podría tomarse como un comunicado anticipado de su disolución. El tiempo dirá si estamos en lo cierto, pero hace cuatro años, tras editar el por muchos ninguneado “Tonight: Franz Ferdinand”, aderezardo con guirnaldas electrónicas su ya de por sí reiterativo sonido, los cimientos de la banda empezaron a tambalearse y estuvieron a punto de dar carpetazo a su carrera. El propio Alex Kapranos, por aquel entonces, no se escondía a la hora de afirmar que existían una serie de desavenencias aparentemente irreconciliables con sus compañeros. Aunque con las aguas algo más calmadas han acabado firmando un álbum sumamente irregular, con leves momentos de inspiración que bien pueden inscribirse instantáneamente entre sus grandes hits previos y otros tantos (más de la mitad) que suenan sin chispa ni brío.

Más listos que el hambre, condensan en la primera parte del disco sus mejores armas: la instantánea “Right Action”, con ese riff juguetón que ganará enteros en vivo, la muy The B-52’s “Evil Eye”, que le iría como anillo al dedo a un musical de serie Z, o esa “Love Illumination” que nos hace recordar por qué disfrutamos tantísimo aquellos dos primeros discos que reciclaban con traje de chaqueta el sonido de The Talking Heads, Devo o The Fall. Sin embargo, más allá de esos instantes iniciales, el disco acaba cayendo entre homenajes descaradamente explícitos a The Beatles (lo que ocurre en “Fresh Strawberries”), versiones alternativas de “Michael” que intentan empatizar con sus seguidores primigenios ( “Bullet”), mediocridades que hubieran desechado hasta Two Door Cinema Club ( “Stand On The Horizon”) y medios tiempos poco inspirados que en sus futuros conciertos invitarán a la peregrinación masiva hacia las barras ( “The Universe Expanded” es la que se lleva la palma; los que despachan cerveza les van a odiar cuando la toquen). En vivo poco se les puede criticar, porque Franz Ferdinand siempre cumplen a la perfección con ese cometido jolgorioso del que siempre han alardeado, pero ahora su trabajo en el estudio no hace más que caer en terrenos comunes más que mascados, y además con un insoportable complejo de inferioridad con respecto a su momento de mayor esplendor mediático.

Escúchalo en Google Play

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar