Rich Forever Rich Forever

Álbumes

Rick Ross Rick RossRich Forever

7.9 / 10

MAYBACH MUSIC

La semana pasada Frank The Butcher, una personalidad con recorrido, presencia y relevancia en la escena streetwear norteamericana, además de un buen analista y conocedor del panorama hip hop de ayer y hoy, se preguntaba en Twitter si Rick Ross es, hoy por hoy, el único rapper con unos cuantos discos en el mercado que sigue mejorando y mejorando. Era una pregunta que casi se respondía a sí misma y que tiene mucho sentido en lo que propone. El MC de Miami es un ejemplarizante caso de artista en permanente progresión y evolución creativa que ha sido capaz de superar sus limitaciones, que eran muchas y notorias cuando empezó a darse a conocer, con discos y grabaciones cada vez más convincentes y personales, una carrera de fondo en la que otros competidores –pienso en Young Jeezy– han quedado atrás. Y como bien apuntaba el propio Frank The Butcher, si el álbum oficial que debe publicar Ross en este 2012 es mejor que “Rich Forever”, mixtape de avance y calentamiento que veía la luz hace unos días, entonces muchos rappers ya pueden ir pensando en la retirada temporal o definitiva.

Y podríamos añadir: si todas las mixtapes que se van a editar este año atesoran este nivel de exigencia y ambición ya podemos prepararnos para una temporada muy prometedora. “Rich Forever” no solo es una mixtape que podría funcionar con toda tranquilidad como un álbum de estudio, algo que ya ha dejado de ser una anomalía en el panorama estadounidense, sino que muestra a un Rozay extramotivado para madurar y mejorar su propio discurso. Trabajador incansable, el de Miami superó hace tres meses un doble amago de ictus –solo hace falta acuñar el término para provocar terror inmediato entre paranoicos e hipocondríacos incurables– y sin apenas dejar tiempo para que sus fans se recuperaran del shock el tipo ya estaba encerrado en el estudio ultimando las canciones que configuran este retorno. Siguiendo la línea de “Teflon Don”, Ross se exprime las neuronas cuajando rimas más consistentes, fiables y elaboradas, siempre dentro de su acotado universo temático –el business, la vida ajetreada del éxito, la noche, la competición–, pero esta vez le añade a sus textos una mirada más reflexiva, consecuencia directa de su experiencia traumática con los dos desvanecimientos que casi le cuestan la vida. “Last Breath” o “I Swear To God” insisten en la celebración de seguir con vida en este mundo y muestran a un MC renacido que tiene más ganas y energía que nunca de dar salida a sus proyectos e inquietudes.

Y en paralelo a ese crecimiento como letrista también se ha producido en los últimos años un recrudecimiento de su propuesta musical. Si sus dos primeros álbumes estaban demasiado pendientes de un sonido de consenso, con claras genuflexiones a la radiofórmula, en la actualidad Rick Ross es un tipo que en sus grabaciones exhibe más contundencia, crudeza y agresividad que muchos grupos underground. “Rich Forever” es un martillo pilón, una suma apabullante de sintetizadores furiosos, beats apisonadora, estribillos sin melodía y bajos machacones que sigue mandando como la banda sonora ideal del gangsta-rap moderno. Hay espacio para algún intento de single – “MMG The World Is Yours”, con beat de Boi-1da–, pero en líneas generales este es un disco que enseña los colmillos, escrito y grabado a cara de perro, explosivo y malhumorado, impropio pero admirable golpe en la mesa de la que es una de las grandes estrellas del firmamento.

David Broc

Rick Ross Rich Forever Feat John Legend Descarga la mixtape: http://maybachmusic.net/promo/rr/rf.zip

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar