Reworked/Remixed Reworked/Remixed

Álbumes

Trentemøller TrentemøllerReworked/Remixed

7.5 / 10

IN MY ROOM

Anders Trentemøller es un músico con paladar entrenado que ha sabido ajustar el dial de su sonido a frecuencias cada vez más indie-melódicas sin perder una sola micra de la credibilidad que cosechó merecidamente en sus más movidos comienzos. Su anterior LP, “Into The Great Wide Yonder”, mostró con brillantez un desvío palmario hacia el pop contemplativo con sabor electrónico, un feeling definitivamente indie y cinematográfico que el danés ha trasladado a sus giras más recientes, en las que ha contado con una banda para apuntalar definitivamente su yo más melódico en el inconsciente colectivo de sus fieles. Todo esto se suma, ahora, al lanzamiento del doble CD que nos ocupa, un artefacto de largo alcance en el que el productor nórdico recurre a los remixes que sus colegas de profesión hicieron de su último álbum y a sus mejores reconstrucciones en quirófano para otros artistas (la parte más sabrosa de la tarta, sin duda).

A diferencia de incontables discos afines, esta compilación de remixes va más allá de la mera concatenación de favoritas. Es éste un manual impresionante sobre cómo hibridar máquinas y melodías, una marea en la que se pueden percibir las ventoleras de la nueva electrónica con flequillo. En el sector de las remezclas de “Into The Great Wide Yonder”, Modeselektor llevan a sus dominios de wonky tostado la magnífica “Tide”; Andrew Weatherhall deforma “Silver Surfer, Ghost Rider Go!!!” hasta hacer de ella un mutante de psicodelia 60s con despuntes de rockabilly galáctico; Marie Fisker abre el álbum con una relectura al más puro estilo Mazzy Star de “Sycamore Feeling”: rock crepuscular al cubo. Y UNKLE fusionan aromas shoegaze con lisergia electro-pop para facturar una versión muy estimulante de “Neverglade”. Son postales de paisajística variada que encajan perfectamente en la amplia longitud de onda que abarca la música del danés. Aperitivos perfectos para saborear los remixes del maestro que componen el otro hemisferio de este artefacto.

Y es que Trentemøller es un remixer sofisticado, valiente, imprevisible, elegantísimo. Puede regalarnos un pinchazo minimalista con sombreado trance en el remix de “White Flash” de Modeselektor y Thom Yorke –mejor que la original, la verdad–. Puede sacarle todo el jugo electropop al “Wrong” de Depeche Mode y afilar su faceta pistera hasta lo imposible. Puede convertir “No You Girls” de Franz Ferdinand en una pesadilla bailable de funk distorsionado para fornicar sin profiláctico. Diablos, puede remodelar “Raincoats” de Eferklang de tal modo que el track termina convirtiéndose en una combinación de delicatessen indie-rock y electrónica de festival que sabe a gloria bendita. La clase es algo que Dios reparte en cuentagotas ¿Un disco de remezclas de calidad superior? Esto no se ve todos los días.

Óscar Broc

Trentemoller - Neverglade (Trentemoller remix)

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar