Rework: Philip Glass Remixed Rework: Philip Glass Remixed

Álbumes

Philip Glass Philip GlassRework: Philip Glass Remixed

7.2 / 10

A veces hay que contextualizar a un artista para que un experimento como éste (varios músicos ligados al pop más experimental y la electrónica) no parezca una boutade: que a Philip Glass se le asocie con la música clásica no significa, ni mucho menos, que sea un artista clásico. En sus inicios se tuvo que enfrentar a los abucheos y la incomprensión de un público conservador, y su música siempre ha estado más cerca de la vanguardia y la experimentación (basta con escuchar su “Music In Twelve Parts” o “Music With Changing Parts”). Así que la idea de que artistas como Dan Deacon, Cornelius o Memory Tapes cogieran algunas de sus piezas más emblemáticas y le dieran una vuelta de tuerca no sólo no era descabellada, sino que ha resultado más que acertada: las repeticiones de Glass se convierten en loops perfectos sobre los que reconstruir sus piezas a golpe de sintetizador y sampler.

El disco se abre con la reinterpretación de “ Part 1” a cargo de My Great Ghost, que sin embargo no puede tomarse como una declaración de intenciones, puesto que es uno de los temas que más ha mutado para este “Rework: Philip Glass Remixed”. Entre quienes no se arrugan a la hora de remezclar a Glass está Amon Tobin con “ Warda's Whorehouse”, que sin embargo no convence, o Peter Broderick con “ Island”, que llega a empalagar con tanta capa de sonido y tanto wall of sound.

Knee”, de Nosaj Thing, es por ejemplo mucho más respetuosa con las composiciones más clásicas de Glass, probablemente porque después de todo Glass siga provocando respeto, más aún cuando se trate de meterle mano a su música. Otro que tampoco se atreve con la deformación ni distorsión radical de la obra de Glass es Dan Deacon, que tras su aparente iconoclastia este año demostraba con “America”, que bien puede ser un aspirante a clásico contemporáneo. Beck, productor del disco, elige “ NYC 73-78” y sorprende con una remezcla que pasa casi desapercibida, que más que remezcla es un simple aportar algún que otro coro, efecto y sampler a la composición, dando aún más protagonismo a la pieza original, reverenciando casi a Glass. Otro que acierta de pleno, y que por algo concibe la música de forma casi artesanal, es Pantha du Prince con “ Mad Rush Organ”, que adquiere una textura oscura y críptica que le va como un guante a este Glass techno que se saca de la manga.

La idea de la que parte este “Rework: Glass Remixed” no es mala, y de hecho predominan, con mucho, las buenas reinterpretaciones. Como en todo disco colaborativo, hay momentos que no superan la mera anécdota, pero los que la superan, lo hacen con creces.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar