Revelationes Revelationes

Álbumes

Tape TapeRevelationes

7 / 10

Tape  Revelationes HÄPNA / IMMUNE

Había minutos en el álbum precedente de los suecos Tape, el titulado “Luminarium” (Häpna, 2008), en los que parecían querer ser la respuesta escandinava a Mountains. La razón eran una secuencias de drones arenosos en los que los hermanos Andreas y Johan Berthling parecían buscar la desintegración de su folk avantgarde en loops básicos que marcaban puntas de intensidad con una sola nota desgastada y telúrica. Pero a medida que los minutos avanzaban, uno se iba dando cuenta de que “Luminarium” no quería distinguirse demasiado de álbumes precedentes como “Opera” (2002), “Milieu” (2003) y “Rideau” (2005). Como mucho, cambiaba el idioma para el título, del francés al latín, mientras se mantenían las estructuras libres, entre la improv y el jazz, de un sonido que partía de un folk deformado de manera consciente. Esos rasgos se aprecian también en “Revelationes” de la misma manera en que se mantiene el título en latín: Tape obran otra vez un disco de intenciones sencillas, minutaje económico y resultados muy interesantes en el que imaginan una fantasía de cámara con elementos de post-rock clásico y paisajes abiertos en los que resuena la naturaleza salvaje (y en eso, otra vez, parece flotar la idea de unos Mountains de la Europa del norte).

Grabado en el Summa Studio de Estocolmo propiedad del trío –lo completa, junto con los Berthling, Thomas Hallonsten–, “Revelationes” puede parece un disco espeso, que busca la sombra en grandes planicies soleadas, pero eso es sólo una impresión puntual. La que acaba quedando, una vez se acaban los 32 minutos que duran las siete piezas que componen el disco, es la sensación de haber escuchado uno de esos trabajos que The Sea And Cake o Tortoise ya no están en condiciones de grabar: orgánico en apariencia –con el uso de guitarras reposadas, xilófonos y marimbas–, pero muy electrónico a la hora de la verdad, con un poso ambiental que domina todo el espectro. Alguien podrá decir que el post-rock de Tortoise en su mejor momento ya era así, pero cualquier fan de Tortoise sabe que, a partir de “TNT”, el hambre de la banda por explorar espacios más abiertos –y no tan opresivos como los de los álbumes posteriores– se calmó para siempre. En Tape, en cambio, se mantiene vivo ese hambre y esa paz que dan dar los prados nórdicos: es un disco primaveral pero frío (o al revés), es un disco de jazz compuesto por una banda que se ha movido siempre en el ámbito del folk experimental, y es un disco de rock con aroma a banda sonora en el que flota siempre una nube de calma que amenaza romperse en lluvia en cualquier momento. Al final de “Revelaciones”, tienes la sensación de haber estado protegido en un ambiente de naturaleza hostil, como cuando ahí fuera se desencadenan las fuerzas de la naturaleza y tú lo estás observando todo desde tu ventana, en una burbuja de paz y aislamiento. Ninguna revelación mística en “Revelationes” que explique los misterios del mundo, pero al menos sí un instante de confort.

Robert Gras

Tape - The Wild Palms

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar