Remaster Of The Universe Remaster Of The Universe

Álbumes

Todd Terje Todd TerjeRemaster Of The Universe

8.1 / 10

Todd Terje, Remaster Of The Universe PERMANENT VACATION

Con la excepción del árbitro internacional Tom Henning Øvrebø, cuyo nombre no es conveniente pronunciar cerca de un hincha del Chelsea F.C., los noruegos tienen fama merecida de gente eficiente, rigurosa y disciplinada, incapaz de cometer errores, culta y civilizada –aprovecharemos para sacar de la generalización a algún que otro vándalo del black metal–. Pero Todd Terje nunca me ha acabado de dar la imagen de alguien que esté más cerca de ser una máquina que un hombre. No le conozco personalmente y por tanto corro el grave riesgo de equivocarme con una apreciación a priori completamente errónea, pero viéndole en sus fotos promocionales haciendo siempre muecas y gestos freaks, y escuchando parte de su material de trasfondo más humorístico, no es difícil imaginarle como un tipo lenguaraz, que disfruta de los momentos de ocio y que no tiene una prisa especial por acudir cada mañana ante la pantalla de su ordenador para ir soltando música al éter. Esto quizá explique por qué en seis años de carrera, y con todo a favor para hacer lo que le diera la gana en tanto que tercer vértice de la escena noruega de reactivación de la música disco, Terje nunca ha publicado un álbum. Incluso se le ha adelantado Prins Thomas, otro eterno perezoso.

¿O habría que decir “perfeccionista”? Puede ser eso o pueden ser las dos cosas, pero está claro que la música de Terje Olsen –que así se llama en realidad; lo de Todd tiene que ser algo de broma, le pega– no es de la que se completa en una tarde ni en dos. Se despliega en un arco iris de arpegios, beats asimétricos, arreglos orgánicos, voces áureas y cambios de ritmo inesperados, evita cualquier estructuración repetitiva y parte de los principios fundamentales del cosmic disco: longitud extensa en el desarrollo, trasfondo épico, ambición. No llega a los treinta minutos que puede alcanzar un tema de Lindstrøm cuando su amigo está en forma, pero Todd Terje es una esponja: lo absorbe todo y se rellena hasta que ya no le cabe más. Para hacer esto no sólo hace falta talento, sino también paciencia, y se le puede entender y perdonar su ritmo de entregas, por decirlo de alguna manera, poco generoso. “Remaster Of The Universe”, hay que decirlo para quien no lo sepa, no es un álbum de Todd Terje (¿llegará algún día?), sino su antología de un lustro largo de dedicación a lo que hemos conocido como balearic sound, space disco y neo boogie, la oportunidad de reencontrarse con remixes míticos, versiones jocosas, temas originales y rarezas interesantes y, a partir de ahí, ajustar la lente de enfoque sobre su trabajo.

Diecisiete cortes después –el primer CD de los dos de “Remaster Of The Universe” es un DJ mix muy condensado que repasa la trayectoria completa y los diferentes giros de estilo de Terje–, se aprecia que la variedad de recursos de nuestro hombre es aún mayor que la de Prins Thomas o Lindstrøm. Estos quizá le superen en conocimiento histórico, en cantidad de vinilos en propiedad –es sólo una especulación–, incluso en olfato para encontrar el pequeño detalle que clava una producción en la memoria, como esa línea de sinte galáctica de “I Feel Space”, pero nuestro hombre abraza más opciones y pone su pie en muchos más campos: su área de influencia va de la disco music primitiva con cuerdas ampulosas y percusión orgánica a los primeros tiempos del acid house en Chicago; ocupa una franja temporal aproximadamente 20 años de revival, porque por poder puede hasta remontarse al sonido del krautock y subir hasta los años 90. Pero lo que destaca en él, y éste es un detalle sobre el que no se ha insistido demasiado, es su sentido del humor y su gusto por la broma. “All That She Wants”, que firmó como Chuck Norris –detalle de humor número uno–, es una versión del grupo eurodance Ace Of Base –detalle de humor número dos–, opción que confirma su pasión por el mash up o la referencialidad hortera: “Terjelator”, firmado como Kacic Kullmann’s Five, toma elementos del “Percolator” de Green Velvet, y “Eurodans”, indicado como pieza de New Mjondalen Disco Swingers, utiliza la misma trompeta gitana del “Fizheuer Zieheuer” de Ricardo Villalobos. Y no dejemos pasar “Pop Muzik”, remix del hit new wave de M (alias de Robin Scott, colaborador del recientemente fallecido Malcolm MacLaren) que Terje transforma acertadamente en el primer tema de sonido balearic con actitud hooligan.

Toda la recopilación demuestra que el hombre silencioso de Oslo lleva estando años a un nivel altísimo: no contiene puntos débiles y además no es una selección parcial, sino una retrospectiva completa gracias a la inclusión del segundo CD, que recoge sus nueve mejores remixes en todo este tiempo: el monstruo balearic de diez minutos “Life’s A Beach!” de Studio, el antes citado “Pop Muzik”, la catarata de notas arpegiadas y casi trance del “Balearic Incantation” de Dølle Jølle, el flashback acid house del “Simple Things” de Shit Robot, su reconstrucción mutant disco para Rogue Cat ( “Magic Journey”) o la más chill out para el superventas José González ( “Killing For Love”) y, por supuesto, la pieza que hizo que levantáramos las orejas como un radar y marcáramos la opción follow como si sus producciones fueran entradas de Twitter: “Camino Del Sol”, el remix para Antena –y que cada vez que lo escuchamos no sabemos si nos empieza a gustar más que el de Joakim–. Ponerse este disco lleva, en definitiva, a consolidar la indiscutible opinión de que Todd Terje es la polla con cebolla. Javier Blánquez * Compra aquí

kacic kullmann's five - terjelator

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar