Relax Relax

Álbumes

Das Racist Das RacistRelax

7.1 / 10

Das Racist  Relax GREEDHEAD ENTERTAINMENT

Hasta hace poco, en Nueva York existían dos tipos de bandas. Por un lado, las propiamente indies, del tipo Vampire Weekend o The Rapture, que ante todo hacen bandera de pasearse por Bedford Avenue arriba y abajo. Por el otro, los blipsters (black + hipster), artistas del tipo Kanye West o Jay-Z que pertenecen a esa nueva ola de productores que ha arrastrado el hip hop a la clase media, convirtiéndolo en un género que –de momento– no tiene ganas de volver al guetto. Ahora, además, y gracias a Das Racist, podemos hablar de un híbrido. Nos encontramos, pues, ante un grupo que adora el hip hop y controla los rapeos, pero que tiene como principal target el público indie. Advertimos, antes de seguir adelante, que si alguien siente cierta adversidad al trío por el tono racista que les bautiza, no hay por qué sufrir: dos de los componentes son indios y un tercero es afrocubano al 50% e italiano al otro 50%. Cuestiones éticas formalizadas, pasemos a conocer su historia y la culminación de la misma con su nuevo disco.

Todo empezó con “Combination Pizza Hut And Taco Bell”, un himno a la junk food que relata la dificultad entre dos amigos de quedar en el Yum! Brands, pues uno está en el Pizza Hut y el otro, por si alguien dudaba, en el Taco Bell. Ahora, por fin, el hip hop bizarro y tronchante de Das Racist se concreta en “Relax”, el primer trabajo de estudio después de dos mixtapes: “Shut Up Dude” y “Sit Down Man”. Para tal ocasión, el trío de raperos no se ha andado con chiquitas: ha decidido codearse con lo más granado de la Gran Manzana y alrededores para producir el disco. De hecho, que Rostman Batmanglij –teclista de Vampire Weekend–, Diplo y Anand Winder (Yeasayer) hayan metido mano en el álbum explicaría a la perfección la teoría que coloca a Das Racist como híbrido indie-rapero. El trabajo es un nítido espejo de su declaración de intenciones: factura un hip hop cargado de humor que seguramente les coloca como una primicia en el tema de la carcajada limpia dentro de un género malhumorado por naturaleza y con gusto por la arrogancia –con la única excepción de algunos tracks raperos de Flight Of The Concords, probablemente–.

Para repasar el disco es imprescindible hablar primero de “Rainbow In The Dark”, un track que se coloca en el puesto número 12 de 14. Es ahí, en el momento en el que disco da los últimos coletazos, donde encontramos un hit capitaneado por una bassline ligera que, junto al rapeo marca de la casa, se mete entre oído y oído para instalarse cómodo un rato largo. Pegadizo se le queda corto. El resto del álbum, en cambio, tiene de todo un poco, aunque como conjunto es bastante resultón. Un primer tema homónimo, un rap con mucho flow y armonía, deja paso a otro de los hits del disco, “Michael Jackson”, un tema que parece haber filtrado el sonido Bollywood en una máquina 8-bit. De hecho, podríamos poner la mano en el fuego por que sería la banda sonora de “Prince Of Persia” si inventaran el videojuego en 2011. La marcada influencia india vuelve a notarse en “Punjabi Song” –¿alguien recuerda “Mundian To Bach Ke”?–, otra vez sentenciando un loop bollywoodiense, aunque en su versión más sintetizada. Los de la Gran Manzana, sin embargo, son polifacéticos y “Relax” tiene de todo un poco. Así es como entrelazan los rapeos con temas como “Girl”, un track que incluso les podría meter en el saco de bandas tipo Hot Chip. Y con honra, dicho de paso sea.

Ariana Diaz

“Michael Jackson”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar