Reincarnated Reincarnated

Álbumes

Snoop Lion Snoop LionReincarnated

5.8 / 10

No he visto la incursión de Snoop Dogg en el porno, pero sí he visto cómo impulsa la carrera musical de su hija Cori B, a la que ha incluido en este “Reincarnated”, justo en la canción en la que participa Drake (esto es como cuando tu familia hereda y, siendo tú demasiado joven para gestionar patrimonio, estás incluido en la escritura a modo de regalo-legado). Cori B no es Willow Smith; y no hablo de presunta calidad artística, sino de que Snoop, a diferencia de Will Smith, no suelta a su hija en el redil, siempre está custodiando las apariciones musicales de la pequeña. Error. Deja a la chiquilla que haga su cosa (como ella misma cantaba en su tema “Do My Thang”) y que la asesore un profesional, no su propio padre. Porque tener como padre a un rapero consagradísimo, un artista infinitamente carismático, un señor con un sentido del humor excelente, tiene que ser muy guay. Pero tener un padre pesado, por mucho que sea Snoop Dogg o Snoop Lion, es un auténtico coñazo. Y los chocheos de The Doggfather no acaban aquí.

Para reencarnarte de la noche a la mañana en rastafari no basta con cambiarte el alias artístico, mudarte a Jamaica, llamar a Bunny Wailer para hacer un documental –que se podrá ver en Sónar Barcelona dentro de un mes y del cual el músico jamaicano ya ha echado pestes en público– y firmar un disco de reggae. Precisamente esta ingenuidad es lo que ha debido molestar a la ortodoxia de la isla caribeña. Si bien existe la voluntad en Snoop Lion de inmiscuirse en la cultura, la pereza, la dejadez y las ganas de venderlo como un nuevo producto “Dogg” estropean el invento. En lo único que ha estado hábil el rapero para su aventura reggae ha sido en lo que concierne a la producción del disco; y en buena parte de las colaboraciones. Diplo en formato Major Lazer y Dre Skull (que últimamente está muy certero por lo que se puede escuchar en su Soundcloud) son los responsables de surtir de bases a Snoop Lion. Todas suenan a posibles descartes del reciente segundo disco de Major Lazer –más un brochazo aquí y otro allá de Dre Skull– y muchas hubieran quedado genial en manos de algunos de los colaboradores vocales. De ellos solos, obviando a Snoop Lion.

Por ejemplo, toda la parte que concierne a Angela Hunte, a Mavado y a Jahdan Blakkamoore (presente en dos de los cuatro bonus extra del disco) se tolera perfectamente. Aunque por ortodoxas son más respetables “Here Comes The King” o “So Long”, algunos de los temas que hibridan la tradición de la isla con la novedad en el baile –la fórmula básica de Major Lazer, vamos– tienen un pase. Como, por ejemplo, “Fruit Juice”. El problema llega –si es que antes no se ha reparado en la banalidad lírica de Snoop y en cómo sufre para llegar a determinadas notas– con esas colaboraciones que apuntan claramente a vender discos a porrón este verano. Mientras que el pop y el reggae o el dancehall se han unido en el pasado para dar deliciosos frutos –ahí están muchos de los hits de Rihanna, sin ir más lejos, o artistas como Nina Sky, Sean Paul o Shaggy– todas las incursiones reggae-pop de “Reincarnated” suenan a casete de gasolinera con producción de súper estudio. Producciones que, como ya hemos dicho antes, podrían ser diamantes en bruto en manos de los colaboradores.

“Torn Part” sí explota al máximo el gancho pop con una Rita Ora crecidísima y una base que es pura melaza bailable para las puestas de sol del estío. Sin embargo, “Ashtrays And Heartbreaks” con Miley Cyrus, aunque pegadiza, carga con demasiada sensiblería. La versión de “Tired Of Running” de Akon (y con Akon) se pierde discreta entre el resto de temas. Y lo de Drake y la hijísima de Snoop Lion, Cori B, en “No Guns Allowed” destaca por lo impostado del conjunto. El mensaje pacifista, la hija acoplada heredando royalties, Snoop que pasaba por allí –como en el resto del disco– y, para rematar, el peor Drake de los últimos 24 meses. O 36. ¿Qué consuelo nos queda? Que existe la versión visual de “Reincarnated” y de su visionado se puede extraer todo el Snoop Dogg que le falta a este disco. Demos gracias que le ha dado por el reggae… Imaginad la escabechina si la parafilia hubiese sido con EDM.

Escúchalo en GooglePlay

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar