Raven In The Grave Raven In The Grave

Álbumes

The Raveonettes The RaveonettesRaven In The Grave

8.1 / 10

The Raveonettes  Raven In The Grave

VICE RECORDS

La publicación de “In And Out Of Control” vino a confirmar que The Raveonettes jamás conseguirán tener el éxito comercial que se merecen. Injusto, si tenemos en cuenta que el disco contenía pelotazos como “Gone Forever”, “Last Dance” y “Suicide” (de nada sirvió que las dos últimas sonasen en tan buen escaparate como es “Gossip Girl” para que en Estados Unidos se les hiciese más caso). Así las cosas, un año y medio después, y liberados de cierta presión, sacan al mercado la continuación, “Raven In The Grave”, que de buen seguro cogerá desprevenidos a muchos fans, especialmente a aquellos que esperaban un disco cargado de pildorazos pop de rápida ingesta como su predecesor. Ellos ya avisaron en su debido momento que era “la banda sonora perfecta para el invierno”.

Parece que la elección de “Wine” como cierre de “In And Out Of Control” no fue caprichosa, pues en este nuevo disco abundan los tempos calmados y una oscuridad que hace justicia al título del álbum. Recogen el testigo de aquella canción “My Time’s Up” y “Summer Moon”, dos baladas como la copa de un pino que le deben mucho al Phil Spector de los sesenta. Como siempre, los juegos vocales chico-chica entre Sune Rose Wagner y Sharin Foo funcionan como un engranaje perfecto. Una química que no parece tener fin. Pero para baladón, “Forget That You’re Young”, con unas melodías que te acarician con sutileza y te ponen la piel de gallina. Maestros a la hora de crear atmósferas, absorben lo mejor del “Disintegration” de The Cure.

Las pulsaciones van subiendo con “War In Heaven”, que se mueve en las aguas de los medios tiempos con una guitarra que te hará llorar de emoción y un aura más cercana al fuzz-pop que suelen practicar. Aquí sacan a la palestra la distorsión para poner en pie al personal. Mismos argumentos para la escalofriante “Apparitions”, que cuenta con una letra tortuosa de esas que tanto gustan a sus seguidores más retorcidos. En “Ignite”, quizás la canción que hubiese resultado más obvia como primer sencillo, juguetean entre el garage-rock, otro de sus géneros fetiche, y una pizca de twee-pop (buena parte de la culpa la tienen las voces, que nos evocan a los primeros The Pains Of Being Pure At Heart, no los que han dejado atrás la inocencia en “Belong”). Y un aplauso para los tétricos acordes que utilizan como introducción a la irresistible “Evil Seeds”, sin duda, el tema más ruidoso de “Raven In The Grave”. Suba los altavoces. Cierre las puertas. Póngase a gritar “Play With Fire / Play With You Sometimes”.

Aunque ellos la han escogido para abrir el álbum y como su primer sencillo, queremos dejar lo mejor para el final, “Recharge & Revolt”. Una canción que si la hubiese firmado otro grupo con más nombre sería desde ya un himno generacional. Vibración fuzz-pop, épica, emoción desatada; lo tiene todo para invitar al oyente a revolucionarse y seguir hasta el infinito a Sune, bandera en mano, como en su videoclip. En definitiva, “Raven In The Grave” dividirá seguramente a los fans. Cuenta con tan sólo nueve canciones y pocos hits evidentes, pero qué más da si tenemos entre manos uno de los discos más oscuros que ha dado la historia del pop reciente. Los daneses van a la suya. Y nosotros que lo celebramos.

Álvaro García Montoliu

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar