Range Of Light Range Of Light

Álbumes

S. Carey S. CareyRange Of Light

7.9 / 10

Para los que se tomaron las palabras de Justin Vernon sobre un posible parón de Bon Iver muy al pie de la letra, tenemos buenas noticias. Hace unos meses ya pudimos escuchar el radiante segundo álbum de Volcano Choir, “Repave”, proyecto paralelo de Vernon que tendremos la posibilidad de ver en acción en el próximo Primavera Sound. Y ahora el percusionista y corista de Bon Iver, Sean Carey (S. Carey para los amigos), vuelve con su segundo disco, “Range Of Light”, un título inspirado en el nombre que su héroe, John Muir, un naturalista del siglo XIX, le dio a la Sierra Nevada de California. Se trata de un trabajo abrumadoramente bello, que no debería sorprender a nadie, porque ya en el pasado había enamorado con esa mezcla entre folk e indietrónica. El de Eau Claire siempre ha tenido unas sensibilidades musicales muy parecidas a las de Vernon y, por tanto, es normal que los resultados salgan parecidos a los de Bon Iver. Pero que nadie se equivoque: aunque este LP fue grabado por primera vez en un estudio (adivinad, en April Base Studios de Fall Creek, Wisconsin, propiedad, de Vernon), va mucho más allá de la mera copia.

Se nota que “Range Of Light” es su segundo disco. Tiene todas las características de una secuela musical. Sigue la senda marcada en sus inicios pero muestra a un artista más maduro y audaz, capacitado para experimentar con más elementos, especialmente esa percusión que tanto domina. De hecho, Carey explica que en las sesiones de grabación había hasta tres percusionistas con sus distintos estilos tocando a la vez y añadiendo distintas texturas. El álbum es menos electrónico que sus precursores, pero añade esta vez elementos de la música neoclásica y el jazz. En este sentido, huelga decir que es rico musicalmente y que sus canciones se convierten como en una suerte de banda sonora para tus viajes por carreteras nevadas. Aquí se pueden tocar con las manos las cuerdas de los violines o las teclas de los pianos. Todo es de una organicidad que pasma y encima se ha demostrado, una vez más, que es un enorme cantante gracias a una voz delicada. S. Carey ha conseguido con estas nueve canciones que nos olvidemos durante algo más de media hora que es el batería de Bon Iver y que en realidad es un fantástico solista. La sobrecogedora belleza de estas composiciones y su enorme profundidad las hace unas candidatas idóneas a ocupar tu corazón si te dices seguidor de todo lo que hace Justin Vernon o los nuevos These New Puritans, Efterklang u Ólafur Arnalds. “Crown The Pines”, tan circular toda ella, es un hito de este brillante 2014 que estamos atravesando. Quien no se emocione con sus violines es que no tiene corazón.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar